El Bitcoin esta en la mira de muchos tras las fluctuaciones que ha presentado, especialmente este miércoles 29 de noviembre que ha superado los 11.000 dólares de valor, después de que hace dos días estuvo a punto de rebasar la barrera de los 10.000 dólares. Uno de los actores que se ha interesado por el blockchain es el Nasdaq, que planea lanzar contratos de futuro basados en ella en la primera mitad del 2018, informó The Wall Street Journal (WSJ). ¿Será que la posible comercialización de futuros sobre Bitcoin esté detrás del hito actual de esta divisa virtual?

¿Qué son los contratos de futuro? Mayormente conocidos como "futuros", es un contrato en el que dos actores se comprometen a intercambiar un activo, al que se le denomina subyacente, en una fecha a futuro y a un precio determinado. El activo subyacente puede ser un activo físico, como un bien inmobiliario, o bien, un activo financiero, como las acciones de una sociedad.

En este caso, lo que Nasdaq estaría permitiendo es realizar contratos de futuro cuyo activo subyacente sea una cadena de blockchain basada en Bitcoin, la criptodivisa más fuerte hasta ahora. Dichos contratos sobre Bitcoin cotizarían en el mercado de futuros del Nasdaq (NFX) de ser aprobados por los socios de la industria, quienes aún están analizando la posibilidad antes de lanzarla. Por otro lado, esto permitirá a los inversores predecir e invertir dinero en el precio futuro de la moneda digital.

Nasdaq no es la única operadora de divisas planificando contratos de derivados estadounidenses vinculados a la moneda digital, lo que le ayuda al Bitcoin a seguirse fortaleciendo como un instrumento financiero convencional ante los ojos de los inversionistas. El Grupo CME, la bolsa de derivados más grande del mundo, y CBOE Holdings, planean lanzar productos de futuros basados en Bitcoin este año, una vez que tengan la aprobación de las autoridades reguladoras, informó Reuters. Por su parte, el broker Cantor Fitzgerald lanzará derivados de Bitcoin en su propio intercambio en la primera mitad del próximo año también, reportó WSJ

Pero no todo es miel sobre hojuelas para la popular criptodivisa, pues todavía son muchos los actores susceptibles acerca de su volatilidad. Solo el tiempo dirá si los inversionistas tenían razón o no. Lo que podemos esperar es que seguiremos viendo nuevas aplicaciones de las criptodivisas, como poder comprar el nuevo álbum de Björk con las criptomonedas Bitcoin, Litecoin, Dash o Audiocoin.