El año llega a su fin y toca hacer un repaso de lo que ha dado este 2017 en lo que a videojuegos se refiere. Por suerte, nos volvemos a encontrar en la misma tesitura del año pasado y ya podemos hablar de este 2017 como uno de los mejores años de la historia del medio.

Esto, cierto es, dificulta la elección de tan solo unos pocos videojuegos de entre tanta obra sobresaliente que merece nuestra atención y, de hecho, son varios los títulos que no pudimos disfrutar en el momento de lanzamiento debido a la avalancha de novedades. Habiendo subsanado ese error, estos son los mejores juegos de 2017 para Hipertextual.

What Remains of Edith Finch

El pequeño estudio de Giant Sparrow ya demostró muchas maneras con su … en 2012. Han tardado la friolera de cinco años en lanzar su nuevo proyecto pero, no cabe duda, ha sido un tiempo bien invertido. Hablamos de un walking simulator que bebe, entre otros, de Tim Burton a la hora de hablar de la familia, el paso del tiempo y la muerte. Eso sí, lejos de ser una mezcla de referencias es un título con una personalidad indiscutible. Sin duda, el juego más especial y personal que hemos jugado en 2017. Por si fuera poco, además, tiene una de las secuencias jugables mejor pensadas y más memorables de la generación.

PlayerUnknown's Battlegrounds

Sin duda, el fenómeno del año. Un videojuego del que apenas nadie sabía lo más mínimo a principio de año se ha convertido en el videojuego más jugado de Steam y uno de los títulos más vendidos de la historia del PC. Y si dicen que algo tiene el agua cuando le bendicen es por casos como este: PUBG es una lección magistral de cómo con pocos ingredientes se puede sublimar un género y, sobre todo, ofrecer una de las experiencias más intensas y satisfactorias del mercado. Y sí, aún está en Early Access. Por eso tiene más mérito hablar de un videojuego que está redefiniendo el género de los shooters multijugador.

The Legend of Zelda: Breath of the Wild

Si el año de Nintendo es de esos que se antoja irrepetible es, en gran medida, por la puesta al día y el relativo riesgo tomado en una franquicia tan añeja como The Legend of Zelda. En este caso, el debut de Link en Nintendo Switch supone un retorno a las raíces y al mundo abierto al tiempo que una mirada a qué ha hecho grande al género del RPG en los últimos años. Con todo, sabe abrir un nuevo y esperanzador camino dentro de la franquicia y, pese a ciertos pasos atrás, se codea con los mejores de la saga, del género y de la historia.

Divinity Original Sin II

La historia de los chicos y chicas de Larian Studios es de esas que alegra contar. Es la de un equipo apasionado por los RPG tradicionales, herederos de los clásicos Icewind Dale y Planescape Torment, que a base del apoyo popular en Kickstarter y del buen hacer con su primera entrega (también financiada mediante crowdfunding), han terminado cuajando uno de los mejores RPG de toda la historia. Un título mastodóntico y del todo abrumador con una atención al detalle y una profundidad narrativa cuasi enfermiza. Un referente instantáneo del género.

Super Mario Odyssey

El exfontanero (sí, Nintendo confirmó que ya no trabaja como tal) más famoso de la industria no ha sufrido una renovación tan radical como Link y compañía pero, pese a ello, Super Mario Odyssey sigue siendo una obra más que sobresaliente en todos sus apartados y, como casi todas las entregas de la saga, miembro instantáneo del Olimpo de los plataformas. Para nosotros, algo lejos de la subsaga Galaxy y otras entregas pero, sin duda, uno de los títulos más divertidos y especiales del año.

Y muchos más...

Al final, y más en años tan prolíficos como este, se suele cumplir aquello de que son todos los que están pero no están todos los que son. Por ello, el tener que quedarnos con una escueta lista de cinco títulos ha hecho que nos dejemos fuera a auténticas maravillas de la talla de Resident Evil 7, Horizon: Zero Dawn, Persona 5, Nier Automata, Hollow Knight, Wolfenstein II: The New Order, Xenoblade Chronicles 2, Hellblade: Senua's Sacrifice, PREY o Cuphead. 2017 ha sido un año en el que ha habido de todo y para todos y que, sin duda, recordaremos dentro de mucho tiempo.