A medida que el mercado de la telefonía crece, Google necesita prestarle más atención. Con más de 2.000 millones de terminales corriendo Android en su interior, resulta obligatorio tener en cuenta a todos los perfiles de usuarios para poder ofrecerles la mejor experiencia de manera individual a cada uno de ellos. Con ese objetivo nace Android Oreo (Go Edition), una versión del sistema redimensionada a la baja para casar perfectamente con los teléfonos de prestaciones más contenidas.

De esta manera, los smartphones que cuenten con entre 512MB y 1GB de RAM vendrán con esta versión de Android para que su funcionamiento pueda ser mejor durante más tiempo. Según la compañía, Go Edition está compuesto por un tridente de mejoras fundamentales para este tipo de dispositivos: mejoras en el rendimiento, nuevas aplicaciones propietarias diseñadas de manera específica y una versión de Play Store que muestra cuáles son las aplicaciones que mejor funcionan con el dispositivo que se posee.

Un asunto de optimización

En móviles de gama baja, cada pequeño aspecto cuenta a la hora de mejorar o empeorar la experiencia de uso. Por eso, la compañía asegura que con la nueva versión del sistema operativo las aplicaciones podrán funcionar un 15 por ciento más rápido y, además, las aplicaciones que vengan preinstaladas de fábrica ocuparán la mitad de espacio que en terminales superiores.

En cuanto a las aplicaciones que Google suministrará de manera nativa en el sistema, son Google Go, Google Assistant Go, YouTube Go, Google Maps Go, Gmail Go, Gboard, Google Play. Con ellas se pretende que todo esté lo más optimizado que se pueda sin que eso signifique disponer de una versión reducida de las mismas o una experiencia en general más pobre que la que se puede obtener con las aplicaciones estándar.

El lanzamiento de Android Oreo (Go Edition) es interesante desde el punto de vista de la necesidad de Google de expandirse aún más en países como India, donde los teléfonos suelen contar con unas especificaciones ideales para la puesta en marcha de este plan. Para el resto de fabricantes que quieran dotar de una mejor experiencia a sus terminales sin necesidad de que estos sean de gama baja, siempre está la opción de implementar Android One, una versión que puede obrar maravillas y transformar la simplicidad en algo muy notable, como ocurre con el Xiaomi Mi A1.