El pasado 5 de diciembre, la Cámara de Senadores de México aprobó la Ley Fintech después de varias rondas de discusiones para regular las Instituciones de Tecnología Financiera. Este avance político supuso un gran cambio para un sector que todavía está siendo desarrollado pero que pretende garantizar el mercado con una medida política que organice las empresas de crowdfunding, las monedas virtuales como el Bitcoin o Ethereum y proteja tanto a las instituciones como a los usuarios. El próximo paso es que la Ley Fintech sea ratificada por la Cámara de Diputados para que sea puesta en práctica.

https://hipertextual.com/2017/12/senado-mexicano-aprueba-ley-fintech

La votación del Senado concluyó con una aceptación de la Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera por unanimidad. Este buen resultado ha hecho que la medida empiece con buen pie pero, al parecer, los retos todavía son muchos. El proceso legislativo de la Cámara de los Diputados ya ha finalizado por las vacaciones navideñas y los legisladores no volverán al pleno hasta el próximo mes de febrero de 2018. Por lo tanto, la Ley Fintech ha pasado a lo que se denomina "la congeladora". Eduardo Guraieb, director general de la organización Fintech México, recordó que la discusión entre los senadores se alargó más de lo que se tenía planeado y, para "poder revisarla tener tiempo de revisar la ley se ha aplazado para el año que viene. Teóricamente si la hubieran querido aprobar rápido lo habrían podido hacer pero no tuvieron tiempo para discutirla", señaló en entrevista con Hipertextual.

Para fomentar el voto y apoyar la nueva regulación, la organización especializada en el sector en México se reunió con el Senado para discutir sobre los beneficios y comentar los puntos que deben mejorar. En la Cámara de Diputados, el reto parece ser socializar la ley, apuntó Guraieb.

No es sencilla y es una industria que no todo el mundo conoce, los diputados necesitan tiempo para saber del tema. Hay sin duda un desconocimiento sobre la Ley Fintech.

Al igual que como hicieron con los senadores, la organización formará parte de las iniciativas junto con la Secretaría de Hacienda para arrojar luz a este sector que no es tan conocido por algunos diputados. A pesar de ello, el director general de Fintech México destacó que la apertura, al menos por el momento, es bastante generalizada y que la mayoría de partidos políticos están a favor de la inclusión financiera. "No hay discusión ideológica", concluyó en entrevista con el medio.

Durante las discusiones, los puntos más comentados por parte de la organización especializada en el sector fintech es la certeza política que proveerá la regulación y que puede ser una ventaja para las inversiones en México, además de impulsar el sector. Uno de los aspectos de la ley que podrían causar algún problema puntual, según Eduardo Guraieb, son los costos regulativos que deberán afrontar las empresas en el caso de que la medida sea aprobada por los diputados.

Sin embargo, este parece ser un conflicto menor en comparación con lo que podría convertirse uno de los retos para el futuro de la Ley Fintech si se pone en vigor. La ley, tal y como está formulada, tiene bastantes conceptos abiertos para que se manejen en regulación secundaria. Por un lado, "esta regulación será más flexible porque si se pone un requerimiento difícil de cumplir se puede ajustar en la ley secundaria sin necesidad de que pase por un proceso legislativo" explicó Guraieb.

Por el otro lado, estos conceptos abiertos pueden poner el trabajo más difícil a los reguladores y la medida política podría considerarse poco específica. Uno de los puntos no ampliados en la ley es, por ejemplo, la regulación en cuanto a la interfaz de programación de aplicaciones (API). Asimismo, otros aspectos que afectan al sector fintech forman parte de los conceptos abiertos que podrían considerarse un arma de doble filo.

A pesar de las diferentes problemáticas que afronta esta nueva regulación, los esfuerzos están centrados en concientizar y enseñar tanto a la población como a los legisladores la importancia de la ley y cómo podría beneficiar a México y a sus instituciones. La aprobación por unanimidad por parte de la Cámara de Senadores ha sido un buen comienzo y podría ser el mejor presagio para que los diputados del Congreso se unan para aprobar y poner en práctica definitivamente la Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera.