Rusia ha demostrado una enorme habilidad en el uso de redes sociales para intentar cambiar la percepción de las noticias y los eventos globales. En esta ocasión, su objetivo no son las elecciones en Estados Unidos ni tampoco el Brexit, sino la exclusión por dopaje de los atletas rusos de los próximos Juegos Olímpicos de Invierno en Corea del Sur.

El investigador Ben Nimmo, del Laboratorio Digital de Investigación Forense en Washington D.C., analizó el tráfico en Twitter en torno a este tema. De acuerdo con sus hallazgos, los primeros tweets con el hashtag #NoRussiaNoGames eran genuinos. Sin embargo, una enorme subida en el número de publicaciones con el hashtag apunta a los bots y trolls patrocinados por el Kremlin.

El hashtag apreció por primera vez en una red social rusa. El autor era supuestamente un niño de San Petersburgo protestando por el veto a los esquiadores de Rusia por presuntas violaciones a las políticas de dopaje olímpico. Una vez que el Comité Olímpico Internacional (IOC, por sus siglas en inglés) hizo oficial la prohibición la semana pasada, el hashtag inundó Twitter.

Lo que tenemos aquí es una pequeña pero genuina campaña de hashtag, la cual está siendo exagerada y amplificada por los medios propagandísticos estatales rusos para hacer que parezca que la campaña es enorme y un afloramiento del enojo popular.

"Es una buena historia de interés humano, es un niño emocional que dice lo terriblemente injusto que se le está tratando a Rusia. Se ajusta perfectamente a la narrativa estatal", explicó Nimmo a Reuters.

La red social de microblogging ya se encuentra bajo el escrutinio del Gobierno de Estados Unidos por la forma en que su plataforma fue utilizada en el caso "Rusiagate" durante la carrera hacia la Casa Blanca en 2016. Hasta ahora, ha encontrado y eliminado al menos 245 cuentas falsas rusas. Por otra parte, el pasado 15 de noviembre se confirmó que el Kremlin utilizó unas 400 cuentas falsas en Twitter para interferir en el referéndum que provocó la salida del Reino Unido de la Unión Europea, mejor conocido como Brexit.