La injerencia rusa en las elecciones presidenciales de Estados Unidos sigue dando mucho de que hablar. Después de que saliera a la luz que el Kremlin compró 3.000 anuncios políticos a unas 470 cuentas falsas en Facebook, se ha demostrado que también utilizó plataformas como Google, Twitter e Instagram para influir en el resultado que dio la victoria a Donald Trump.

El pasado martes 31 de octubre, las compañías comparecieron ante el Senado de Estados Unidos para explicar cómo sus políticas permitieron la entrada de Rusia a las plataformas con anuncios falsos. Además, los legisladores tuvieron un acceso a varias de las publicaciones del Kremlin en Facebook, las cuales han sido compartidas por los Demócratas de la Cámara.

En uno de los anuncios, publicado por la cuenta Army of Jesus, se ve un pulso entre Satán y Jesús, en el que el demonio afirma que si él gana, Hilary Clinton gana.

En otro caso, una publicación muestra a una mujer tapada con un velo, y el texto afirma que esta tradición musulmana pone en peligro a los americanos. "No debemos sacrificar nuestra seguridad nacional para satisfacer las demandas de las minorías".

La inmigración, según Donald Trump, fue otro de los temas que se trataron en las publicaciones vinculadas a Rusia. Una página, llamada Secured Borders, escribió que todo hombre debería proteger las fronteras.

Además de publicar los anuncios falsos, los legisladores facilitaron una lista de 65 páginas con los nombres de las cuentas vinculadas al Rusiagate. El Comité de Inteligencia de la Cámara destacó que seguirá trabajando con las compañías tecnológicas para identificar todos el contenido que tuvo un efecto en las elecciones presidenciales de 2016.

Hasta el momento, se ha confirmado que los anuncios solamente de Facebook fueron vistos por 126 millones de personas.

Facebook afirmó que entregaría los 3.000 anuncios que descubrió a los legisladores. Esta es solo una pequeña parte de las publicaciones detrás del Kremlin, pero la lista puede seguir aumentando a medida que van investigando el contenido en las redes sociales.