La presunta injerencia de Rusia en las elecciones va mucho más allá de Estados Unidos. Facebook ha admitido por primera vez que las cuentas del Kremlin también podrían haber sido utilizadas para interferir en el referéndum que provocó la salida de Reino Unido de la Unión Europea, el Brexit.

La compañía ha puesto en evidencia la influencia del Kremlin en una declaración enviada a Buzzfeed, en la que dejaron entrever que los espías rusos intentaron manipular los resultados del referéndum.

"Hasta la fecha, no hemos observado que el clúster conocido y coordinado en Rusia se involucrara en una coordinación significativa de adquisiciones o desinformación política dirigida al voto del Brexit", informó la red social la cual no aclaró si algunas cuentas llevaron a cabo una acción durante el referéndum de 2016.

A pesar de que no hubiera una "coordinación significativa", esta declaración pone de relieve que sí pudo haber una actividad de las cuentas rusas durante las elecciones. Según Facebook, esta posible injerencia pudo no haber tenido consecuencias al no ser "significativa". La compañía destacó lo mismo cuando salieron a la luz los anuncios políticos comprados por el Kremlin y afirmó que no había tenido relevancia en los resultados de las elecciones que dieron la victoria a Donald Trump. Sin embargo, las últimas informaciones han resaltado que estas publicaciones fueron vistas por 126 millones de personas.

Theresa May, primera ministra de Reino Unido, alertó de la influencia con un despliegue de medios estatales rusos para crear "historias falsas e imágenes retocadas en un intento de sembrar la discordia en Occidente y socavar nuestras instituciones".

Así que tengo un mensaje muy simple para Rusia: sabemos lo que está haciendo y no tendrá éxito, porque subestima la resistencia de nuestras democracias, la atracción perdurable de las sociedades libres y abiertas, y el compromiso de las naciones occidentales con las alianzas que nos unen.

Facebook, Twitter y Google proporcionaron al Congreso de Estados Unidos toda la información sobre las cuentas rusas que pudieron tener una influencia en las elecciones de noviembre de 2016. Ahora, Reino Unido está reclamando lo mismo a las compañías tecnológicas para tener más datos sobre la información que se divulgó en el país durante el referéndum.

Damian Collins, el jefe del comité de cultura y medios digitales de la Cámara de los Comunes ha escrito a las tres empresas para pedirles más detalles sobre las cuentas vinculadas al Kremlin.

Este nuevo escándalo ha puesto de relieve que las actividades Rusia perseguían varios objetivos políticos más allá de Estados Unidos. La posible injerencia del Kremlin en el Brexit está ahora en el punto de mira después de que un estudio afirmara que la inteligencia rusa creó cuentas falsas en Facebook para espiar a funcionarios de la campaña del presidente francés, Emmanuel Macron.