bq ha conseguido posicionarse con el paso de los años como uno de los referentes en el panorama nacional en cuanto a teléfonos de gama media se refiere. Con unas apuestas sólidas para convencer a este sector del mercado, el tiempo ha ido pasando y bq continua teniendo el mismo enfoque: hacer teléfonos muy funcionales donde la versatilidad sea lo que destaque por encima de todo. Ahora llega la gama V, que se sitúa justo por debajo de los Aquaris X y X Pro, los terminales más premium que comercializa bq.

Lo primero que llama la atención de esta nueva gama es, precisamente, el lugar que ocupa dentro del inventario de bq. Presentados junto a los U2, la renovación de la gama U, actualmente son catorce (¡catorce!) los teléfonos que se pueden comprar a través de la tienda online de bq, todos ellos agrupados en un un rango de precios que va desde los 159,90 € a los 329,90 €. Es decir, entre el más caro y el más barato hay 12 teléfonos y una variación de 170 euros. Una auténtica barbaridad para el cliente medio que tiene que decidir cuál de todos ellos es que le interesa más. Pero vamos al grano. Así es el Aquaris V.

Especificaciones:

  • Procesador: Snapdragon 425
  • RAM: 2 o 3 GB (dependiendo de si su memoria interna es de 16 o 32 GB, respectivamente)
  • Pantalla: LCD IPS 5.2" HD
  • Cámara: 12 MP, f2.0, IMX2386
  • Cámara secundaria: 8 MP
  • Batería: 3.100 mAh QuickCharge
  • Conectividad: WiFi b/g/n/ac, LTE, Bluetooth 4.2, NFC, dual SIM, GPS, Galileo, Glonass
  • Almacenamiento: 16 o 32 GB + slot microSD (si no se utiliza dual SIM)
  • Dimensiones: 148,1x 73 x 8,4 mm
  • Peso: 165 gramos
  • SO: Android 7.1.2 Nougat (actualizable a 8.0 Oreo)

Experiencia de uso

Sobre el papel, más que correctas para un terminal de sus características. Esta es la experiencia que esconde en el día a día con el dispositivo:

  • Diseño: el diseño se ha convertido en una parte cada vez más fundamental de los teléfonos móviles si se quiere destacar por encima del centenar de opciones parecidas que hay en el mercado. En bq apuestan por un diseño que recuerda a la ya existente gama U, haciendo del aluminio el componente principal y acertando con ello, dando lugar a una parte trasera sencilla y elegante. El lector de huellas adopta la forma de la cámara, o viceversa, haciendo que no haya nada que echar en cara en aspecto.

  • Pantalla: la pantalla es, quizá, el peor aspecto con el que cuenta este Aquaris V. Según lo definen desde la propia compañía, nos encontramos ante un teléfono pensado para una franja de jóvenes entre los 16 y los 24 años. A todas luces, 283 ppp resultan escasos si se tiene en cuenta el claro enfoque multimedia para el este segmento de la población suele utilizar su teléfono móvil. Cierto es que muchos se encontrarán cómodos con esta resolución, pero se echa de menos una calidad algo mayor en 2017.

  • Rendimiento: pese a que las especificaciones en este punto no son nada del otro mundo –especialmente si las comparamos con otros Android del momento, donde la RAM está alcanzo nuevos máximos–, lo cierto es que el terminal se comporta de manera adecuada ante las tareas propias del día a día (al menos en la versión con 3 GB de RAM). El usuario medio no va a echar en falta más potencia a no ser que se haga uso con asiduidad de aplicaciones o juegos que requieran de una especificaciones más exigentes, donde los tiempos de carga son algo tediosos. Por lo general, no obstante, responde de manera adecuada.

  • Cámara: como ocurre en otros muchos teléfonos de gama media, los mayores aciertos en este apartado vienen cuando las fotos se realizan durante el día. Con una buena luminosidad, las imágenes que se obtienen con la cámara principal son muy correctas, de la misma manera que ocurre con la cámara frontal. Una composición acertada que permite tomar imágenes que cumplirán con las expectativas de la amplia mayoría del público. Sin embargo, esto se ve empañado por una aplicación de cámara mediocre, algo especialmente notorio en la terrible previsualización mostrada antes de la captura. En condiciones baja luminosidad existe mucho margen de mejora, también en la cámara frontal (a pesar de tener flash dedicado). Tampoco se le puede exigir sobremanera a un terminal de este rango de precios, pero se echa en falta una experiencia más refinada a la hora de llevar a cabo una de las principales funciones de los teléfonos hoy en día como es el hacer fotos. En esta galería puedes ver algunas fotografías tomadas con el terminal.

  • Batería: echando la vista atrás a otros terminales de bq, parece que la compañía se encuentra muy cómoda con los 3.100 mAh y los resultados que produce. Es muy fácil llegar a completar un día de uso moderado o incluso intenso sin tener que pasar por el cargador, arrojando unas cifras que rondan las 6 horas de pantalla a las que nada se puede recriminar en el que suele ser uno de los puntos más conflictivos de los teléfonos. La carga se realiza mediante QuickCharge de Qualcomm, lo cual supone poder realizar una carga de unos 15 minutos y elevar el nivel de batería lo suficiente para aguantar durante unas horas más en caso de emergencia.

  • Otros aspectos: llama la atención en el día a día la rapidez del lector de huellas. Estando acostumbrado al funcionamiento que ofrecen los de otros modelos de gama alta, sorprende ver una fiabilidad e instantaneidad en el del Aquaris V. El desbloqueo facial también funciona razonablemente bien en condiciones de buena luminosidad.

Conclusión

La gama V queda en lo que se podría definir como "terreno de nadie" en la gama actual de bq: por un poco menos, obtienes casi lo mismo y ahorras unos euros; por un poco más, obtienes sustanciales mejoras que harán que el día a día con el dispositivo sea mejor. Argumentos para comprarlo existen, pero desde luego no será un superventas ni destacará este año. Es obligado mencionar que el V Plus, por fortuna, cuenta con una pantalla mejor y de mayores dimensiones, por lo que se postula como la opción por defecto si se quiere adquirir uno de estos dos terminales que suponen una nueva línea.

Más allá de eso, hay opciones en el mercado que, más o menos por el mismo precio, son capaces de ofrecer características más atractivas, incluso para el segmento más joven de la población. En resumidas cuentas, el V cumple con lo que promete, pero sin alardes y sin demasiadas aspiraciones.