Stranger Things es de esas series que, sin conocer muy bien la razón, consiguen que no quieras dejar de mirar la pantalla desde el primer momento en el que comienzas a ver el primer episodio. Tiene ese toque diferente, sobrecogedor, tierno a veces, extraño. Esta es la razón de la que tantos estemos esperando con fervor el estreno de la segunda temporada, que ya está a la vuelta de la esquina. Por eso, y como ya ha pasado un tiempo desde que vimos a Will, Mike, Lucas y Dustin por última vez, creemos necesario recordar algunos de los puntos clave de cara al estreno del viernes.

Jugando a Dragones y Mazmorras

La primera temporada empieza y acaba con una escena muy similar. En ella se encuentran los cuatro protagonistas jugando al popular juego de rol Dragones y Mazmorras, con la partida a punto de terminar tras varias horas de juego. En un momento dado, Mike, que conduce la partida, cuenta con una bestia a la que Will tendrá que enfrentarse. Como bien sabemos, en la primera ocasión se trata del Demogorgon, ante el cual Will pierde en su tirada. Las consecuencias fueron bastante catastróficas.

En la segunda ocasión, sin embargo, el monstruo al que se enfrenta en el tablero es el Thessalhydra, al cual esta vez sí derrota gracias a los dados. En los tráiler de la segunda temporada, no obstante, vemos a una gigantesca criatura con varias patas aparecer en la penumbra. La pregunta es obvia: ¿es el Thessalhydra? ¿Liberan a una criatura fantástica cada vez que los cuatro juegan a Dragones y Mazmorras?

https://hipertextual.com/2017/10/biologia-stranger-things

Oh, oh, Will Byers

El mundo "del revés" o Upside-Down es donde habita el Demogorgon, al que suponemos muerto tras el ataque de Eleven en el último capítulo. Suponemos. Pero las relaciones con este mundo paralelo y oscuro parecen lejos de haber acabado puesto que Will, a pesar de aparentar normalidad, sigue viéndolo de vez en cuando. Además, parte del Demogorgon parece "vivir" en él, con esa imagen final en la que expulsa una suerte de babosa por la boca.

Stranger Things

¿Cómo afectará esto a Will? Y, lo que es aún más intrigante, ¿dónde ha ido esa babosa? Vale la pena recordar, de igual manera, que Hopper, Joyce y Nancy han respirado sin protección en algún momento el aire del Upside-Down, aunque todavía no sabemos si este provoca efectos secundarios.

Eleven, toma tus Eggos

Después de haberla escondido en el sótano de su casa, después de haberla defendido de los ataques de sus amigos, después de que esta le salvase de morir despeñado y, sobre todo, después de que Mike le diera un beso, Eleven desaparece. Concebir la muerte de un personaje tan emblemático en la serie como El resulta doloroso, pero la puerta queda más que abierta a su retorno.

En los últimos compases del capítulo final vemos a Hopper llevar comida y unos cuantos Eggos (los gofres con los que Eleven está obsesionada) y depositarlos en una caja de madera en el bosque. Es evidente que Hopper sabe algo y que Eleven permanece oculta en algún lugar.

El triángulo amoroso de la discordia

La relación entre Steve, Nancy y Jonathan parece quedar en un punto muerto al final de la temporada, con Nancy regresando a los brazos de Steve tras su oportuna aparición en casa de Jonathan y luchar contra el Demogorgon. A pesar de esto, en algunos episodios vimos el brillo del amor en la mirada de Nancy hacia Jonathan, por lo que parece poco probable que las cosas vayan a quedar ahí.

Un laboratorio... ¿abandonado?

Todo lo que concierne al laboratorio de Hawkins en sí un misterio durante los episodios, pero todavía lo es más al finalizar la temporada. Tras rescatar a Will, Joyce destapa la historia del laboratorio, como vemos narrado en una noticia de periódico colgada en el tablón de la comisaría del pueblo. Por lo tanto, parece claro que habrá acciones por parte de las autoridades hacia dicho lugar y/o hacia Joyce.

Por otra parte, el doctor Brenner es atacado por el Demogorgon cuando están persiguiendo a Lucas, Mike, Dustin y Eleven en el colegio, pero no aparece muerto en ningún momento. No vamos a darle –aún– por cadáver. Eso sería suponer demasiado en un pueblo donde la última vez que se creyó a alguien fallecido resultó ser un muñeco relleno de algodón.

Como añadido, que Hopper aparezca montándose en un coche escoltado por dos personas deja patente que el laboratorio o las instituciones gubernamentales seguirán teniendo peso esta temporada.

De momento, poco más se puede añadir, aunque imaginamos que después del primer capítulo serán todavía más las incógnitas que se sumen a las de esta lista. Habrá que esperar hasta este mismo viernes para poder ver los nueve capítulos que conforman esta segunda temporada y volver a disfrutar –o sufrir– con todo lo que pasa en Hawkins, que no es poco.