La división de telefonía móvil de Sony no atraviesa su mejor momento. El excesivo continuismo y la ausencia de mejoras sustanciales han lastrado las ventas de todos sus productos durante los últimos años, causando pérdidas en algunos trimestres y reduciendo su cuota de mercado hasta porcentajes casi insignificantes a nivel global.

Parte de ese continuismo se puede observar fácilmente en el diseño y la estética de sus productos, que se ha mantenido casi inmóvil desde el primer Xperia Z. Cada generación de la gama Xperia ha aportado pequeños retoques a la idea "Omnibalance", pero ningún cambio sustancial se ha apreciado durante estos casi cinco años.

El continuismo ha lastrado durante años a Sony. 2018 puede ser un punto de inflexión para ello.

La situación, por suerte, dará un cambio muy pronto. Kenichiro Hibi, managing director de Sony en India, ha confirmado en una entrevista a The Indian Express que la compañía ya trabaja en una nueva generación de productos con un diseño completamente renovado.

Esta confirmación casa con el resto de informaciones sobre la futura gama de productos de Sony, la cual supondría un punto de inflexión para la compañía en el segmento móvil.

Los nuevos teléfonos se presentarán en la primera mitad de año, y competirán con las propuestas de Samsung, LG y Huawei, que llegarán también entre los meses de febrero y abril.