Lleva ya unos días circulando por las redes sociales, pero no ha sido hasta hoy cuando la Guardia Civil ha decidido denunciar a la plataforma de contenido en streaming Netflix por lo que ellos interpretan como una falta de respeto hacia las víctimas del terrorismo etarra. Esta decisión tiene como desencadenante el ahora ya famoso cartel publicitario de Fe de Etarras, una película que se estrenará próximamente en el servicio de contenido online.

El cartel está ubicado en la localidad de San Sebastián donde, por desgraciada, saben bien lo que es el terrorismo de ETA. Quizá por eso la reacción haya adquirido unas dimensiones mayores de las que podría haber desencadenado en cualquier otra ciudad española, aunque lo cierto es que las heridas causadas por el terror vasco están todavía muy recientes en todo el territorio.

Durante los últimos días han sido varias las peticiones a través de Twitter y Facebook para hacer un boicot masivo a Netflix, anulando la suscripción de la plataforma en lo que se entiende como un trato frívolo de un dolor todavía latente. La película se sitúa a medio camino entre la comedia y el drama y, como bien se lee en el cartel, tiene una fecha de estreno prevista para el próximo día 12 de octubre.

La Guardia Nacional llevará, por tanto, ante la Audiencia Nacional a una compañía que, ahora sí, creen que ha cruzado el límite de lo socialmente aceptable. No es la primera vez que vemos una acción así por parte de Netflix, no obstante. Las promociones más sonadas de manera reciente han sido aquellas publicitado la serie Narcos, donde su "Blanca Navidad" y el "Sé fuerte. Vuelve Narcos." han adornado la madrileña Puerta del Sol para desagrado de muchos y admiración de otros tantos. Si lo que buscan en Netflix es la polémica, desde luego saben cómo conseguirlo.

Actualización, 26 de septiembre, 14:00: La Fiscalía ha archivado la denuncia presentada porque, a pesar de ser considerado "frívolo, banal o de mal gusto", el cartel promocional no constituye ningún delito. Se entiende, por tanto, que el fin del mismo no es otro que el de promocionar la película, no habiendo intención de enaltecer el terrorismo ni buscándose otras interpretaciones similares.