Omar Arriaga/ActualMX

De un día para otro, la gente de la capital mexicana cambió sus elegantes trajes para ir al trabajo por un casco, picos y palas para remover escombros de los edificios derrumbados por el temblor de magnitud 7.1 del pasado 19 de septiembre. Familias repartiendo sándwiches y tortas a los brigadistas en las calles de colonias como la Condesa y la Roma han sido algunos de los escenarios más recurrentes en la Ciudad de México esta semana. Pero otro aspecto ha llamado mucho la atención: los coches han sido sustituidos por motocicletas, bicicletas y patinetas, que incansablemente reparten ayuda de un lado a otro de la ciudad.

Hasta ahora, 38 edificios han colapsado y al menos 3.848 inmuebles han sufrido algún tipo de daño tras el sismo del martes, informó el Gobierno capitalino. La gran mayoría presenta afectaciones menores, pero algunos tienen riesgo estructural, por lo que muchos de estos permanecen acordonados por peligro de derrumbe. Por esta razón, no hay paso para los automóviles en muchas vialidades.

Ante este panorama, los vehículos más eficientes para movilizarse han sido las motocicletas. Y la comunidad biker no ha dejado a nadie defraudado, sino todo lo contrario. El rugido del motor se ha vuelto la señal de la llegada del apoyo que transportan estos héroes montados en dos ruedas. Ya sea llevando gente, víveres o medicamentos, su aportación ha sido clave y los ha convertido en una de las figuras de las labores de ayuda.

«Es muy triste ver a México así y muy confortable ver qué somos nosotros mismos los que hemos estado levantado México», dijo Lizbeth Alcántara en entrevista a Hipertextual. Ella y sus amigos salieron desde el día del temblor a recolectar medicamentos para llevarlos a las zonas afectadas. Este viernes 22 de septiembre no salieron porque tuvieron que trabajar, pero comentó que quieren juntar más medicamentos, guardarlos y esperar unos 15 días, «que es cuando realmente se van a necesitar», y añadió:

Yo estoy a la disposición, si se llega a ocupar, yo me lanzo. En la moto se nos facilita más movernos.

Una de las formas de organizarse para acudir a los puntos en donde les piden ayuda es a través del grupo Damnificado en WhatsApp, señaló la motociclista. Lo mismo ocurre en Twitter con cuentas como @MotoBrigadistas y @ApoyoBiker y en Zello, una aplicación que funciona como radio, mediante el canal Potros.

Por su parte, Valentín Cedano, también motociclista y amigo de Lizbeth, relató en entrevista a Hipertextual que desde el sismo el martes todo tipo de gente, con todo tipo de motos, salió a brindar su apoyo a sitios como la glorieta Cibeles. «El rollo de las bicis y las motos es increíble, la ayuda era por todos lados”, y explicó:

Al otro día (miércoles 20 de septiembre), las motos fueron fundamentales -porque el tráfico era enorme- para transportar médicos, medicinas, entre otras cosas.

Además de transportar, otra labor que han desempeñado las motos es la de custodiar otros vehículos. Valentín y Lizbeth custodiaron en sus motos a dos camiones de alimento hasta San Gregorio Atlapulco, en la delegación Xochimilco, uno de los sitios afectados. Mañana sábado 23 de septiembre, irán también a Puebla.

Asimismo, el martes que la luz se vio afectada en muchas zonas de la ciudad por el temblor, los motociclistas custodiaron a los vehículos de emergencia como ambulancias para ir abriéndoles el paso más adelante en los semáforos que no funcionaban, dando previo aviso a los demás vehículos.

A continuación te dejamos algunas imágenes que muestran la gran aportación que ha estado realizado la comunidad motociclista:

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.