Parece que a las celebridades de casi todo tipo se les da cabida en esto del cine, cuya voracidad no tiene parangón en ninguna otra arte. Si una persona icónica como el playboy Hugh Hefner contó con un buen número de cameos en filmes y, sobre todo, series televisivas, era impepinable que a un individuo como el millonario Donald Trump, figura pública de Nueva York y actual presidente de Estados Unidos, se le ofrecerían otros tantos, que él aceptó de buena gana. Así que mucho antes de convertirse inopinadamente en candidato republicano a la Casa Blanca y, tras las elecciones, en su inquilino, a Trump se le dio la oportunidad de lucir su pelazo por diversos sets de rodaje.

La primera ocasión fue como él mismo en el episodio “My Hero” (7x15, 1981) de la sitcom Los Jefferson, creada por Norman Lear, Don Nicholl, Michael Ross y Bernard West (1975-1985); y de nuevo, en el capítulo “You’ll Never Get Rich” (11x09, 1985). Tras vérsele en la comedia fantástica Los fantasmas no pueden… hacerlo, de John Derek (1989), llegó uno de sus cameos más recordados, el de la gamberra Solo en casa 2: Perdido en Nueva York, dirigida por Chris Columbus (1992). Y después, el que llevó a cabo en la comedia dramática El pepinillo, de Paul Mazursky (1993); el del episodio “For Sale by Owner” (4x25, 1994) de la exitosa serie cómica que fue El Príncipe de Bel-Air, con Andy y Susan Borowitz al frente (1990-1996), lo que tampoco se ha olvidado.

donald trump cameos
'Solo en casa 2' - Fox

En la recordada comedia infantil Una pandilla de pillos, que realizó Penelope Spheeris (1994), era el padre de Waldo (Blake McIver Ewing) y, aunque no los sabemos a ciencia cierta, se supone que el nene se apellidaría Trump. Volvió a reinterpretarse en el drama familiar de aventuras Across the Sea of Time, de Stephen Low (1995); en la comedia deportiva Eddie, obra de Steve Rash (1996); en el capítulo “The Rosie Show” (4x04, 1996) de la sitcom La niñera, elaborada por Dorothy Lyman (1993-1999); en la comedia Cómo triunfar en Wall Street (en un par de horas), de Donald Petrie (1997); y en el episodio “I’ll See That and Raise You Susan” (1x22, 1997) de la sitcom De repente, Susan, creada por Shelley Jensen (1996-2000).

Y en el capítulo “New York and Queens” (4x24, 1997) de la comedia dramática The Drew Carey Show, con Bruce Helford y el propio Carey de artífices; en los episodios “Whole Lotta Shakin’...” (1x03) y “Face to Face” (1x06, 1997) de Night Man, la serie canadiense de aventuras superheroicas ideada por Robert Munic, Rex Piano y David Price (1997-1999); y en el capítulo “The Paul Lassiter Story” (2x14, 1998) de la sitcom Spin City: Loca alcaldía, guiada por Gary David Goldberg y Bill Lawrence (1996-2002). Fue un importante benefactor en el drama musical Studio 54, dirigido por Mark Christopher (1998); y nada menos que el gran Woody Allen le requirió para su comedia dramática Celebrity (1998).

donald trump cameos
'El Príncipe de Bel-Air' - NBC

Rarísimo sería que no le hubieran invitado a participar, como a Hefner, en la serie cómica, dramática y no exenta de romanticismo que es Sexo en Nueva York, de Darren Star (1998-2004), así que le vimos en el episodio “The Man, the Myth, the Viagra” (2x08, 1999); y en la parodia satírica Zoolander (Un descerebrado de moda), de Ben Stiller (2001); en el capítulo “Mr. Monk and the Psychic” (1x03, 2002) de Monk, concebida por Andy Breckman (2002-2009); en las comedias románticas Amor con preaviso, obra de Marc Lawrence (2002), y Marmalade, de Kim Dempster (2004); y por último, en la comedia de terror y presupuesto ridículo Horrorween, dirigida por Joe Estévez (2011), un broche de oro por la otra punta para el que, más tarde, se repantingaría en el Despacho Oval para sorpresa de propios y extraños.