26 de octubre. Esa es el día en el que Elon Musk y el equipo de Tesla desvelarán finalmente el primer camión eléctrico de la compañía. El anuncio lo ha realizado el CEO de la compañía a través de su propia cuenta de Twitter.

Musk tenía un plan. El CEO de Tesla y SpaceX quería convertir el transporte sostenible —y eléctrico— en un estándar, y para ello definió un detallado roadmap de productos. El primero fue el Roadster, un deportivo biplaza de motorización eléctrica y producción limitada que demostró que un vehículo eléctrico también puede ser atractivo y divertido. A él le siguieron otros modelos, mucho más conocidos y vendidos, como el Model S y Model X, que acercaron la tecnología eléctrica más que nunca a los consumidores. No obstante, ninguno ha profundizado tanto en ese objetivo como lo hará el Tesla Model 3, que ya se está entregando a los primeros compradores.

El siguiente paso en ese roadmap pasa por el camión eléctrico, que llevará la tecnología eléctrica y sostenible a las empresas de transportes. El reto, sin suda, es casi tan grande como los cuatro vehículos anteriores. Pero Elon Musk parece estar seguro de sus posibilidades en este nicho de mercado.