La apuesta de Asus por Europa en smartphones nunca ha sido tan fuerte como la de convertibles y ordenadores portátiles, es una realidad. Sin embargo, la compañía quiere que eso cambie, y ha anunciado que traerá todos sus terminales de la nueva serie Asus ZenFone 4, presentada en agosto de este año para el mercado asiático. Encontramos cinco terminales con objetivos muy distintos en el mercado, pero no por ello menos interesantes, ahora que ya hace un tiempo que la compañía dejó los chips de Intel para emplear los de Qualcomm.

Asus ZenFone 4 Pro

El primero de la familia es el flagship, como no podía ser de otra manera. ¿Qué le otorga tal consideración? En primer lugar, su pantalla de 5.5" 1080p AMOLED. En segundo, su chip, el Snapdragon 835, que le da capacidades LTE Gigabit (como al resto de competidores), pero también 802.11ad, que recibe en exclusiva y que le da capacidades inmensas de transmisión de contenidos en distancias cortas, ideal para mirroring muy exigente o copias de archivos sin necesidad de cable. Para los más exigentes, este ZenFone 4 llega con 6 GB de RAM, un aspecto que la compañía nunca ha descuidado, siendo la primera en montar 4 GB en su día. En almacenamiento tampoco se queda corto, con dos opciones de 64 y 128 GB ampliables por microSD.

A diferencia de lo mostrado en otros modelos, el Asus ZenFone 4 Pro incluye su lector de huellas en el frontal, por lo que no sigue esa tendencia de eliminar marcos a toda costa. Además de la biometría típica, la seguridad se refuerza con un sensor óptico de infrarrojos que certifica que quien está intentando desbloquear es humano.

En cuanto a cámaras, Sony es la protagonista con un sensor IMX362 de buen tamaño (1/2,55 pulgadas y píxeles de 1,4 micrómetros), que ofrece 12 megapíxeles, estabilizador óptico de 4 ejes, apertura f/1.7 y una distancia focal de 25 mm. La segunda cámara está potenciada por un sensor con 16 megapíxeles de resolución que cuenta con 50 mm de distancia focal, lo que para las compañías supone un zoom óptico de 2 aumentos.

A falta de probarlo, debería ser solvente en el día a día con una batería de 3600 mAh, punto donde algunos de sus rivales flaquean con cifras mucho menores. Lo que parece que le penaliza es, a priori, la carencia de protección IP68.

Asus ZenFone 4

El hermano pequeño se diferencia en mucho más que el nombre. No pierde tamaño de pantalla ni resolución, pero cambia AMOLED por IPS. También se resiente el procesador, que pasa a ser un más que decente Snapdragon 630, sucesor directo del eficiente Snapdragon 625. Llega con 4 GB de RAM y 64 Gb de almacenamiento interno ampliables, que tampoco están nada mal.

En cuanto a cámaras también incluye dos en la parte trasera. La principal tiene el mismo sensor que el Zenfone 4 Pro, pero con apertura f/1.8. Es en la secundaria donde todo cambia, pues en vez de ampliar distancia focal, se reduce con un campo visual un 200% más amplio. El sensor es de 8 MP ahí, con lo que no cabe esperar panorámicas con un gran nivel de detalle. Es el mismo sistema de LG, y es una apuesta que gusta mucho a usuarios que fotografían paisajes o monumentos y no desean alejarse del objetivo. Frente a otros gamas media, es reseñable el uso del puerto USB-C.

Estará disponible a partir de octubre, a un precio de salida de 499€.

Asus Zenfone 4 Selfie

Dentro de esta catergoría cuyo nombre nos indica que están centrados en la fotografía frontal, encontramos el ZenFone 4 SelFie y el ZenFone 4 Selfie Pro.

Las diferencias vuelven a ser similares a las presentes en los anteriores ZenFones repasados. El Selfie Pro llega con pantalla AMOLED 1080p con una gran representación de color y el Selfie se queda con pantalla IPS, aunque lo más notorio es que el primero usa un Snapdragon 626 y el segundo un Snapdragon 430.

Por supuesto, también hay diferencias en las cámaras, y es que a diferencia de sus hermanos mayores, incluyen dos en el frontal y una en la trasera. El Zenfone 4 Selfie Pro cuenta con una cámara frontal principal de 24 megapíxeles, apertura f/1.8 y un sensor muy grande para ser frontal (1/2,55"). El Zenfone 4 Selfie se tiene que conformar con 20 MP y apertura f/2.0, y con menos sensibilidad, aunque ambos modelos comparten flash para tomas oscuras. En las cámaras secundarias de selfie, ambos optan por grande angulares para campos visuales más amplios. Gracias a unos procesadores tan eficientes, ambos debería aguantar bien con 3000 mAh de batería.

Llegan con Android 7.0 Nougat en colores Rojo Carmín, Oro Solar, Negro Marino y Rosa. Ambos se encuentran ya disponibles por 399€ y 299€ respectivamente.

Asus ZenFone 4 Max

Por último, Asus ha presentado dos terminales con el nombre Max, que lejos de referirse a tamaño, están enfocados a tener grandes autonomías con "baterías gigantes". Llegan en dos tamaños, con el primero integrando un panel de 5.5" y 5000 mAh y el segundo 5.2" y 4100 mAh. Para alivio de todos, ambos cuenta con carga rápida. El primero alcanza 22 horas de reproducción de vídeo y 26 de navegación Wi-Fi y el segundo se queda en 21 de navegación Wi-Fi.

Un añadido interesante es que tienen modo Power Bank, es decir, que pueden cargar a otros dispositivos a gran velocidad. La cuestión energética no queda ahí, pues ambos llegan con paneles 720p y chips de muy bajo consumo como el Snapdragon 430 en el caso del Max 5.5" y Snapdragon 425 para el Max 5.2".

En cámaras siguen el patros del ZenFone 4: sensor principal de 13 MP con distancia focal de 24 mm y segunda cámara de 5 MP gran angular con 17,9 mm, ofreciendo un ángulo de 120º.

En cuanto a memoria y almacenamiento cuentan con 3 GB de RAM y 32 GB de RAM. Llegan con Android Nougat 7.0 y estarán disponibles en colores Negro Marino, Rosa, Oro Solar. El Zenfone 4 Max 5.5 ya está disponible por 279€ y el 4 Max 5.2 llega en octubre por 199€.

👇 Más en Hipertextual