Como era de esperar, Juego de Tronos lo volvió a hacer y volvió a batir récords de audiencia. El último capítulo de la séptima temporada finalizó este pasado domingo 27 de agosto y, con él, se acerca el final una de las series más vistas.

La penúltima temporada de la serie de HBO empezó pisando fuerte y el primer capítulo, titulado Dragonstone, generó más de 2.4 millones de tweets en todo el mundo y se convirtió en el episodio con más reacciones en Twitter. Con este buen comienzo, era más que previsible que la expectación fuera subiendo con cada capítulo, hasta llegar al esperado desenlace.

The Dragon and The Wolf tuvo 16.5 millones de espectadores, de los cuales unos 12 millones visualizaron el capítulo a través de la televisión en streaming y 4.4 más por las aplicaciones de la plataforma. El último episodio no solamente superó el índice de audiencia del final de la sexta temporada, el cual fue visto por casi 12 millones de personas, también se posicionó como el capítulo más visto en toda la historia de la serie.

Audiencias Juego de Tronos

A medida que la serie ha avanzado, ha aumentado también el número de seguidores. La séptima y penúltima temporada es, hasta la fecha, la clave del éxito y, desde que se inició el pasado 16 de julio, no ha hecho más que cosechar éxitos.

Con Dragonstone llegó el primer récord con 12.74 millones de espectadores, pero la cifra volvió a superarse en un el momento más inesperado. En agosto, HBO fue blanco de un hackeo que provocó la filtración en línea de documentos confidenciales y guiones de capítulos todavía sin emitir. La guinda del pastel llegó cuando, días después, el socio de HBO en la India publicó por equivocación el cuarto episodio antes de tiempo.

Lejos de influir negativamente en la audiencia, el capítulo que pudo verse días antes en la red tuvo 14.4 millones de espectadores el domingo de su emisión. Para el último episodio de la temporada, el cual tuvo una duración de 81 minutos, los seguidores y la compañía temía una nueva filtración. A pesar de que los delincuentes cibernéticos enviaron documentos confidenciales sobre cómo acabaría la penúltima temporada de la serie, estos no fueron publicados por los medios de comunicación y el capítulo completo no salió a la luz hasta su fecha prevista.

Los imprevistos no han podido hacer sombra al éxito de Juego de Tronos y, después de una memorable temporada con un promedio de 31 millones de espectadores por capítulo, los seguidores esperan el desenlace de la serie para el próximo 2019.

Mientras tanto, HBO intentará seguir llamando la atención de sus seguidores. Juego de Tronos ha sido la joya de la corona para la compañía y, desde el inicio de la nueva temporada, han conseguido un aumento de 106 millones en suscripciones.

Por el momento, la plataforma ha anunciado este lunes 28 de agosto una nueva serie sobre el rodaje de la séptima temporada de la serie. Las tramas no van a continuar y seguramente los grandes índices de audiencia tampoco, pero los seguidores podremos seguir disfrutando de los actores y el equipo detrás de la exitosa producción.