Los iPhones podrían obtener una serie de datos relacionados a la salud por medio de sensores ya existentes en las terminales, de acuerdo a una patente otorgada a Apple en Estados Unidos y publicada hoy.

La patente describe una función que podría incluirse en el sistema operativo en el futuro que permitiría que el dueño de un iPhone ponga su dedo sobre la cámara fontal del smartphone para obtener una serie de datos. El sensor de proximidad y de luz también serían usados.

Algunos de los datos de salud que se podrían obtener con los sensores existentes en los iPhones actuales: saturación de oxígeno, índice de presión sanguínea, hidratación de la sangre, índice de percusión, fotopletismograma, entre otros. Es decir, con el software adecuado, sería posible obtener información de posibles enfermedades y condiciones circulatorias negativas.

Es muy sorprendente todos los datos que tres sensores, con el software adecuado, podrían ser capaces de obtener.

También se describe un futuro iPhone con sensores adicionales en el lado frontal del smartphone capaces de funcionar como un electrocardiograma, también serían capaces de medir la grasa del cuerpo.

El hecho que se haya concedido una patente no garantiza que las funciones descritas aparezcan en futuros productos. Muchas de las ideas patentadas de Apple nunca se materializan.

Dicho eso, durante los últimos años, la compañía ha hecho esfuerzos muy grandes para incluir funciones relacionadas con la salud de sus consumidores y la búsqueda de una mejor medición continua de sus signos vitales para detectar mucho antes posibles enfermedades.

Apple también lanzó HealthKit en 2014 para ofrecer una plataforma a desarrolladores capaz de recabar datos vitales y desarrollar aplicaciones relacionadas con la salud, todas accesibles desde el iPhone o el Apple Watch.