Hyperloop se está postulando como una de las alternativas del futuro para el trasporte terrestre de personas o mercancías. La tecnología en la que se sustenta no es nueva, pero el conjunto sí que supone un salto respecto a los sistemas de transporte actuales, por lo que su tecnología está ahora mismo en pruebas para poder realizar los cambios necesarios sobre la base conceptual y llevarlo así a su uso masivo, o al menos, para poder planear sus despliegue.

Por ello, la compañía ha llevado a cabo la primera prueba con solo pasajero y a baja velocidad de la tecnología base de Hyperloop, con éxito. El sistema de transporte de XP-1 ha alcanzado los 308 km/h en el túnel de pruebas conocido como DevLoop. La prueba ha estado medida y ha sido bastante reducida, pero suficiente para comprobar la viabilidad del sistema y continuar a partir de ahí.

El XP-1 viajó poco más de 300 metros antes de que los frenos se activasen y formalizase su parada gradual, alcanzando en el pico de máxima velocidad los mencionado 300 km/h, la velocidad de un tren de alta velocidad de categoría 1, aunque lejos todavía de las cifras que promete la tecnología, que se espera se mucho más rápida que la de un tren bala de japón, actualmente el sistema de transporte de pasajeros más rápido del mundo en funcionamiento. Y es que la velocidad teórica del Hyperloop se estima en unos 1200 km/h (750 mph).

La cabina de esta primera prueba, compuesta por el XP-1 mide 8,7 metros de largo, 2,7 metros de altura y 2,4 metros de ancho, mucho más estrecho que un vagón de metro tradiciona, pero suficiente para probar la tecnología en grandes dimensiones. De momento habrá que esperar a pruebas futuras, pero para su creadores este primer paso es más que prometedor.