Facebook quiere ganar terreno a sus competidores incluso en aquellos mercados en los que directamente no compite. Sí, el vídeo es uno de los epicentros de Facebook, pero dentro del flujo de contenido de su red social y no tanto como plataforma de vídeo social per se, básicamente, no como YouTube. Y la compañía también quiere ese mercado. Los experimentos de Facebook en este sentido no le han sentado mal, ya se ha comido el de Snapchat, y la nueva apuesta de la compañía plantea, al menos, darle guerra a YouTube en su terreno, pero con un foco especial en el contenido propio.

Watch es la nueva plataforma de Facebook con la que quieren conseguir quitarle un trozo de pastel a ese mercado en el que YouTube entró recientemente con Red. No viene a aportar nada nuevo en realidad, puesto que se trata de un compendio en el que la compañía quiere aglutinar todo ese contenido propio o exclusivo de la plataforma, y quién sabe si con el tiempo transformarlo en un nuevo modo de monetización por suscripción.

A día de hoy, Watch no es más que una categoría separada dentro de la web principal en el que la compañía ha aglutinado todo el contenido propio producido por sus socios, incluyendo eventos en directo, como la retransmisión de contenidos deportivos con los que Facebook estuvo experimentando el último año. Facebook Watch ofrece un sistema de monetización que divide las ganancias con un 55 por ciento de los ingresos de publicidad para los publishers y el 45 por cierto restante para Facebook.

Además, Watch tiene un componente social que va más allá de los de la competencia: recomendaciones personalizadas de programas en vivo y otros ya grabados, que son fácilmente compartibles, y divididos en categorías adicionales para aumentar el tiempo de visualización como "De lo que más hablan", "Lo que hace que la gente se ría" o "Muestra a tus amigos están viendo", entre otros.

De momento está limitado para algunos usuarios, pero la compañía asegura que planea extender el acceso a Watch a más usuarios y más creadores de contenido pronto, comenzando los EE.UU. antes de expandirse internacionalmente, algo que llegará próximamente.