Parece que los planes de Tesla, de ir más allá de los utilitarios y los sedanes de lujo, van viento en popa. Los rumores apuntaban a que la compañía estaba desarrollando un nuevo camión 100% eléctrico para complementar su línea actual de productos y expandirse a un mercado automovilístico que todavía no ha sido explorado por los grandes fabricantes de electrónicos. El mercado de carga comercial es uno de los más exigentes en términos de autonomía, por lo que la entrada a este mercado es vital para la compañía.

Ahora es Reuters la que apunta a que será el próximo mes cuando Tesla muestre al mundo su camión eléctrico, y en este sentido, la agencia de noticias también se atreve a aportar algunos datos relacionados con las especificaciones del camión de Tesla. Y es que todo apunta a que la incursión de Tesla en este mercado será para el formato regional, un camión de carga que sea capaz de mantener un rango de trabajo, es decir, una autonomía, para un radio de entre 200 o 300 millas (poco más de 450 kilómetros), lo que supondría un golpe en la mesa para este mercado en términos de costes de combustible.

Las intenciones de Elon con este modelo de camión es expandir el mercado actual de la compañía, que se ha centrado en los sedanes eléctricos de lujo, con una reciente incursión en el mercado de los SUV y próximamente con la masificación de los utilitarios vía Tesla Model 3, cuyas primeras unidades se han empezado a entregar de forma ceremonial.

La llegada de Tesla a este mercado puede suponer un golpe en la mesa para un sector cuya dependencia de los precios del diésel afecta enormemente a la operatividad del negocio, por lo que dado los volúmenes que puede integrar Tesla para las compañías de transporte, puede supone un cambio generacional el mercado del transporte regional.