El próximo proyecto de Elon Musk no está en Marte, sino en la Tierra, para ser más precisos, debajo de ella. The Boring Company, otra de las empresas del multimillonario dedicada a la construcción de túneles, ha llegado a un "acuerdo verbal" con las autoridades para construir un túnel para automóviles que comunique a Nueva York, Filadelfia, Baltimore y Washington D.C., lo que supone una distancia de 328 kilómetros.

Musk no ofreció muchos detalles más del presunto acuerdo como por ejemplo las autoridades involucradas en el proyecto, las fechas, el dinero que costará u otra información relevante, únicamente estimó que los túneles podrían hacer el trayecto de tan solo 29 minutos entre los puntos más alejados (el centro de Washington DC y el de Nueva York).

Además, el CEO de la compañia dibujó un panorama donde habrá estaciones en el centro de las ciudades mencionadas con "una docena o más" de elevadores para auto donde estos podrán salir o incorporarse a los túneles.

De acuerdo con Musk, la autorización formal por escrito no ha llegado, pero espera que ocurra pronto.

Por ahora, la compañía ha comenzado excavaciones en la ciudad de Los Ángeles, calificada como la ciudad más congestionada de los Estados Unidos y donde The Boring Company espera reducir un trayecto típico de 45 minutos a uno de tan solo cinco.

El principio de The Boring Company es simple y a la vez complejo: la idea de la compañía de Musk es que los autos accedan a un elevador que los lleve a sistema de túneles subterráneos y en ellos puedan ser movilizados por plataformas electrizadas y coordinadas que los lleven a su destino de manera veloz y eficiente.

Musk ha detallado que las obras en Los Ángeles y las del este de los Estados Unidos se harán de manera paralela. Después, "probablemente" The Boring Company continuará con la construcción de una ruta Los Ángeles - San Francisco y un circuito más para Texas.