Make our planet great again (Hagamos nuestro planeta grande otra vez) fue tal vez la respuesta más contundente frente al anuncio de Donald Trump de retirar a Estados Unidos del Acuerdo de París. La campaña, orquestada por el presidente de la República francesa Emmanuel Macron, se unió a la ola de rechazo global ante la decisión del político y magnate norteamericano de esquivar la lucha contra el cambio climático.

La iniciativa de Emmanuel Macron era una invitación directa a los científicos del clima, incluso a aquellos que trabajasen en Estados Unidos, para que abandonasen sus puestos de trabajo y se mudaran a Francia a investigar las causas y los efectos del calentamiento global. Según revela Nature News, centenares de científicos han respondido a la llamada del presidente francés, que impulsó un proyecto de 60 millones de dólares para atraer a expertos de todo el mundo especializados en cambio climático.

Desde que Macron anunciase la campaña Make our planet great again el pasado 8 de junio, centenares de investigadores han solicitado participar en el programa de I+D+i, que oferta ayudas de hasta 1,5 millones de euros durante cuatro años. Según ha explicado Anne Peyroche, jefa de investigación del CNRS, el organismo francés equivalente al CSIC en España, la mayoría de candidatos han pedido realizar estancias breves, aunque por el momento 154 investigadores han solicitado las ayudas de larga duración. Peyroche ha asegurado a Nature News que reciben peticiones de nuevos candidatos a diario. El Gobierno francés también quiere llevar a cabo fichajes individuales entre los mayores especialistas del mundo en cambio climático.

El país galo anunciará a partir de septiembre los ganadores de las ayudas de investigación para trabajar sobre el calentamiento global. La campaña de Emmanuel Macron, cuya iniciativa parodiaba el lema elegido por Donald Trump para su campaña electoral (Make America great again), también incluía diversas ofertas para estudiantes, emprendedores y miembros de asociaciones u organizaciones sin ánimo de lucro que trabajasen para frenar el calentamiento global.

El éxito del proyecto francés ha hecho que se sume otra de las potencias europeas, Alemania, que anunció el pasado 13 de julio que se unía a los esfuerzos de Macron para atraer a científicos del clima con un fondo gubernamental de 15 millones de dólares, que se ampliará con diversas partidas económicas de diferentes agencias y centros de investigación. El Gobierno de Angela Merkel ha habilitado una página web para informar a aquellos interesados sobre su iniciativa y que quisieran trasladarse a Alemania a investigar sobre el calentamiento global.