Júpiter lleva cerca de 350 años asolado por una gigantesca tormenta de 16.000 kilómetros de ancho. A esta marca que porta el planeta desde hace algunos siglos se le ha conocido como la Gran Mancha Roja.

Este fenómeno ha sido observado por los humanos durante siglos, pero el pasado 10 de julio, gracias a la sonda Juno, se ha obtenido más información que podría arrojar luz sobre los compuestos y el comportamiento de la Gran Mancha Roja.

Los científicos responsables de las investigaciones en las que colabora la sonda desean conocer cuáles son los compuestos que le dan ese peculiar color al rasgo más característico de Júpiter y otros misterios sobre su existencia.

Juno salió de Cabo Cañaveral en 2011, pero fue hace poco más de un año que la sonda alcanzó la órbita de Júpiter y desde entonces ha resultado muy útil para determinar la edad del planeta, medir el viento solar que azota a Júpiter, retratar su Polo Sur y demostrar que los campos electromagnéticos que genera el planeta son más intensos de lo que se creía.

La NASA ha publicado las primeras imágenes de la tormenta tomadas por la sonda Juno. La impresionante magnitud del fenómeno natural y el logro científico que significa retratar a esa distancia la Gran Mancha Roja han dado como resultado hermosas imágenes.

Foto tomada con la Junocam.
NASA / SwRI / MSSS.

NASA / SwRI / MSSS.

No obstante, durante el proyecto Juno, la NASA ha pedido la colaboración del público, alentando el retoque de las imágenes enviadas por la sonda para una mejor apreciación del planeta.

Con ayuda de software de edición de imágenes, algunos usuarios han hecho correcciones a las fotografías y estos son los resultados:

Phablo Araujo.

NASA / SwRI / MSSS

NASA / JPL / SwRI / MSSS / Gerald Eichstädt

NASA / SwRI / MSSS/TSMITH © PUBLIC DOMAIN

NASA / SwRI / MSSS / Carlos N. Jiménez.