El crecimiento de Amazon en los últimos años deja claro que los límites a los que la empresa puede llegar todavía distan mucho de ser alcanzados, con un nuevo ejemplo de ello cada poco tiempo. Hoy hemos podido conocer a través de Variety que la popular compañía pasará a tener su propia división de distribución de películas en formato tradicional a finales de este año, cuando se estrene en cines la película Wonder Wheel, de Woody Allen.

No es algo nuevo que Amazon está interesada en el cine y en la producción de contenido audiovisual, de hecho, ya ha colaborado anteriormente con Allen en la producción de una serie, así como con otros directores. Sin embargo, está será la primera vez que todos los procesos sean llevados por la propia empresa de manera autónoma, encargándose tanto de la producción como de la distribución. Por supuesto, pasado un tiempo esta película también pasará a formar parte del catálogo de Amazon Prime Video.

Amazon guarda así las distancias con Netflix y otras plataformas de contenido en streaming que, si bien es cierto que producen su propio contenido y lo ofrecen a sus usuarios, no lo hacen de manera previa en los cines. Son dos formas de enfocar el negocio y, ciertamente, ninguna de ellas es errónea mientras los beneficios continúen llegando y siga existiendo la posibilidad de crear más y mejor contenido de calidad.

La película ya se posiciona como una de las posibles candidatas a los Premios Óscar de este año, lo cual sería un gran noticia en términos de impacto. Con actores como Justin Timberlake y Kate Winslet, además de un director como Allen, lo que se puede asegurar es que no va a pasar desapercibida.