Los dirigentes del Partido de Acción Nacional (PAN) han sido las últimas víctimas del programa espía Pegasus, un software malicioso que toma el control de los archivos de los teléfonos móviles. Las autoridades mexicanas han sido acusadas de estar detrás de esta forma de espionaje, que afectó a periodistas y activistas mexicanos según se informó el pasado 19 de junio.

Esta vez, los miembros del PAN han sido el objetivo de Pegasus. Según un documento difundido este jueves 29 de junio por Citizen Lab, los afectados han sido el presidente nacional del partido, Ricardo Anaya, el senador Roberto Gil y Fernando Rodríguez Doval, portavoz del Comité Ejecutivo Nacional panista.

Los políticos mexicanos recibieron entre junio y julio de 2016 algunos mensajes posiblemente afectados y los enviaron al laboratorio canadiense Citizen Lab para que los analizara. Las investigaciones han confirmado que los enlaces dirigían a la página smsmensajemx, la cual forma parte de la empresa israelí NSO Group, la misma que ha desarrollado el software maliciso.

Citizen Lab ha explicado cuales podrían haber sido las razones para el espionaje a los dirigentes panistas:

Si bien no estamos al tanto de las razones detrás del momento en que se enviaron los mensajes, puede ser relevante que durante ese periodo en particular [entre junio y julio de 2016], la legislación anticorrupción estaba siendo discutida en el Congreso.

Las tres nuevas víctimas de Pegasus recibieron en total cinco mensajes, en los que se les enlazaba a supuestas noticias sobre opiniones y novedades en el Partido de Acción Nacional.

Una de las organizaciones encargadas de investigar el caso, la Red de Defensa de los Derechos Digitales, afirmó que el Gobierno mexicano es el responsable de los casos de espionaje en el país, ya que la compañía israelí NSO Group comercializa únicamente con gobiernos.

En este contexto, el presidente nacional del PAN destacó que es totalmente inaceptable que el Gobierno mexicano invada la intimidad de las personas. "Insistimos: llevaremos este caso hasta las últimas consecuencias. No vamos a descansar hasta que los responsables renuncien a sus cargos, sean procesados y encarcelados".

El pasado 19 de junio se informó que los periodistas Carmen Aristegui, Carlos Loret de Mola, Sebastián Barragán y Rafael Cabrera, además de organizaciones como el Centro de Derechos Humanos Pro Juárez y el Instituto Mexicano para la Competitividad y Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad habían sido espiados.

En febrero, Citizen Lab y The New York Times confirmaron que activistas contra la industria del refresco en el país también fueron víctimas del software fabricado por NSO Group. Alejandro Calvillo (director del Poder al Consumidor), Luis Manuel Encarnación (director de la Fundación Mídete) y Simón Banquera (director del Instituto Nacional de la Salud Pública) recibieron mensajes con enlaces-cebo que infectaron sus teléfonos móviles.

https://hipertextual.com/2017/02/refresco-mexico-pegasus