La ambición de crear un dispositivo que nos permita comunicarnos con quien sea sin la barrera del lenguaje podría ser una realidad muy pronto.

Al menos, así lo ha anunciado la startup australiana Lingmo en Génova durante la Cumbre de la Inteligencia Artificial para el Bien de las Naciones Unidas.

La startup ha desarrollado un dispositivo llamado Translate One2One, el cual se ajusta a la oreja y utiliza los algoritmos de traducción y entendimiento del lenguaje natural de IBM Watson para interpretar de un idioma a otro. Para los dialectos (variaciones geográficas del lenguaje) y las jergas, Lingmo utilizará APIs de traducción y procesamiento del lenguaje.

Pero más importante aún, este dispositivo sería el primero de su tipo capaz de funcionar sin conexión Wi-Fi o Bluetooth.

Lingmo

Los potenciales usos, de acuerdo con la visión de la compañía, son los de ayudar al personal de las aerolíneas, así como ser útil en las relaciones diplomáticas entre gobiernos y en el trabajo voluntario en zonas remotas.

La empresa ha anunciado que en julio llegará al mercado la versión comercial del dispositivo por 179 dólares. El Translate One2One por el momento funcionará en ocho idiomas: chino mandarín, japonés, alemán, portugués brasileño, inglés y español. El aparato puede tardar entre 3 a 5 segundos en generar una respuesta.

Antes de presentar este dispositivo, la startup ya estaba en el negocio de la traducción a través de apps para iOS y Andorid, las cuales son capaces de traducir de forma escrita o hablada.

Lingmo no es la única compañía que tiene la ambición de lograr un traductor universal con la ayuda de la inteligencia artificial. El año pasado Waverly Labs presentó un audífono para la traducción en tiempo real, pero a diferencia del aparato presentado por Lingmo, este requiere conexión.

Mientras tanto, Google se encuentra utilizando e investigando la traducción con sus propios algoritmos de aprendizaje profundo. La meta de las investigaciones en procesamiento del lenguaje natural de este gigante de Internet es lograr aplicar sus resultados a todos los usuarios de la compañía a través del buscador, los móviles, las apps y otros productos de la compañía.

En todo caso, los intérpretes traductores no son los únicos que deberían preocuparse por la pérdida de empleos.

Durante el Foro Económico Mundial del 2016 se estimó la pérdida de 5 millones de empleos para el 2020 a causa de la automatización y un estudio de Oxford ha medido los empleos más propensos a ser remplazados por la inteligencia artificial: el empleo con más riesgo son los responsables de los créditos en las entidades financieras; así como los recepcionistas, los asistentes legales, los vendedores minoristas, los choferes y taxistas y los guardias de seguridad.