Cuando el ser humano se ha dedicado a imaginar y plasmar lo que cree que será el futuro, piensa en autos voladores. Este detalle ya se ha convertido en un lugar común del futuro y varias empresas como Uber y AirBus ya se encuentran desarrollando la tecnología para lograrlo.

Es un hecho que la humanidad logrará desarrollar este tipo de vehículos, lo que no está tan claro es cómo y cuándo finalmente existirán autos voladores para el público masivo.

Kitty Hawk es una de las empresas que se ha anunciado como las más cercanas en lograr este cometido, aunque muy a su manera: el prototipo Flyer, una especie de moto acuática voladora, presentada en abril de este año, que es capaz de volar y transportar a una persona siempre y cuando vuele sobre el agua.

Se trata de una compañía con grandes ambiciones. La empresa Kitty Hawk toma el nombre del poblado en Ohio donde los hermanos Wright volaron por primera vez el prototipo de aeroplano, también llamado Flyer I,

Por otro lado, la empresa ha llamado la atención de uno de los más excéntricos millonarios de Silicon Valley. De acuerdo con la Crunch Base, Kitty Hawk está bajo el ala de un solo inversor: Larry Page, cofundador de Google, quien invirtió una cantidad no revelada para hacer posible los vehículos voladores.

A la vez, Kitty Hawk es empresa hermana de Aerovelo, cuya principal ambición es crear bicicletas ultra veloces que puedan rayar los 140 kilómetros por hora. Ambas empresas han sido creadas por los ingenieros aeroespaciales, Todd Reichert y Cameron Robertson.

Foto: Aerovelo

En abril de este año, la compañía mostró su prototipo en un vídeo publicado originalmente por The New York Times que se hizo bastante viral donde el Flyer se elevaba de manera totalmente horizontal sobre el agua y lograba hacer volar a su conductor. Sin embargo, la nave, descrita como ultraligera y 100% eléctrica, mostraba ciertas limitantes.

Las demostraciones dejaron más preguntas que respuestas, empezando por ¿para qué necesito una moto voladora? El primer comercial del vehículo sugiere que podría ser usado para llegar con estilo a las reuniones con los vecinos de tu casa de lago, mientras que el eslogan de la compañía simplemente dice que cumple "el sueño de volar".

Sin embargo, con pocas demostraciones hasta el momento, la empresa ya ha anunciado que a finales del 2017 saldrá una versión comercial para los habitantes de los Estados Unidos.

El precio aproximado también es un misterio. La compañía se ha limitado a informar que quien compre una membresia de Kitty Hawk de tres años por 100 dólares podrá hacer un pre registro y obtener un descuento de 2.000 dólares.

Por el lado de la regulación, el Flyer entra dentro de la clasificación de la Administración Federal de Aviación (FAA) como una “nave ultraligera”, por lo que no requiere licencia de piloto para conducirse. Sin embargo, la empresa precisa que no debe ser volado en espacios concurridos, lo que nos hace imaginar que las playas, los lagos y los destinos vacacionales más comunes quedan descartados, limitando mucho el hype y utilidad que podría tener el vehículo.

Todavía es muy pronto para determinar la valía y la funcionalidad del primer vehículo de Kitty Hawk, el Flyer, sin embargo en el panorama se vislumbran dos opciones: podría convertirse en un juguete vacacional posiblemente muy caro o un remplazo de la moto acuática de toda la vida. Ambas opciones lo posicionan todavía muy lejos de lo que la humanidad ha imaginado que podría ser el vehículo volador.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.