Según un inmenso número de obras de ciencia ficción publicadas en el último siglo, a estas alturas ya deberíamos disfrutar de un nivel tecnológico asombroso que nos permitiera, entre otras muchas cosas, movernos en coches voladores. Y es que este es uno de los principales y más repetidos tópicos de cualquier obra de corte futurista. Pero nada más lejos de la realidad: en pleno 2017, lo de viajar en vehículos voladores por la ciudad sigue pareciendo algo utópico.

Cierto es que, pese a los problemas de costes, limitaciones tecnológicas y legislación, son varios los intentos de crear algo semejante a un coche volador (tanto Uber como AirBus estudian el contar con taxis autónomos y voladores en el futuro) y, de entre todos ellos, podemos ver en vídeo el Flyer de Kitty Hawk. Es cierto que nos alejamos de la imagen prototípica de un coche volador (un coche tradicional con propulsores, simple y llanamente) y nos acercamos a un híbrido entre quad y dron pero la posibilidad de montar un vehículo aéreo está ahí.

Esta poco conocida empresa cuenta entre sus principales inversores con Larry Page, una de las cabezas visibles tras Google (Alphabet). Además, Page también ha invertido la friolera de 100 millones de dólares en Zee.Aero, otra empresa centrada en crear modos de transporte por aire. El Kitty Hawk Flyer está más cerca de lo que podáis pensar, pudiéndose reservar ya mismo y con un lanzamiento estimado para finales de este año 2017. Eso sí, aquellos que quieran dar el salto hacia el futuro deberían vivir en los Estados Unidos debido a que por las distintas legislaciones, los Flyer no serán vendidos fuera de territorio norteamericano.