En los últimos años el género del documental ha ido ganando terreno, tanto en público como en presencia en las cadenas más importantes de distribución y producción. En el caso de Netflix sus producciones originales no sólo han dado mucho de qué hablar en el terreno de la ficción, también ha dado cabida a interesantísimos documentales.

Algunas de sus creaciones originales han conmocionado como "Making a Murderer"; han tratado los temas más difíciles, como "Extremis" o "Cascos Blancos". En otros casos ha expuesto situaciones que obligan a la reflexión como "Audrie & Daisy" y "Hot Girls Wanted: Tuned On".

La nueva serie documental que acaba de ser lanzada en esta plataforma de streaming es una de esas producciones que ponen los pelos de punta y, probablemente, despierte intensas discusiones sobre las partes implicadas. La primicia es ya de por sí complicada: el asesinato de una joven monja en el año 1969 llamada Cathy Cesnik. Después de casi medio siglo, la paz en la familia, conocidos y la comunidad de Cathy no ha descansado porque las respuestas parecen haberse esfumado.

¿Quién mató a la hermana Cathy?

Con esta pregunta arranca la serie documental de 7 capítulos titulada "The Keepers". El productor y director de esta cinta es Ryan White y muy pronto nos instala en las extrañas circunstancias en las que la hermana Cathy murió. Sucedió en Baltimore en 1969 en medio de un montón de irregularidades en la investigación sobre su muerte, sucesos extraños y testimonios entrecortados.

White sigue los pasos de la investigación, de los conocidos de Cathy, de sus alumnas puesto que esta joven monja era maestra de un prestigioso colegio católico que se abrió por esos años. Muy pronto nos damos cuenta que las cosas se van a complicar; que este asesinato y otro muy parecido a este quedaron angustiosamente sin resolver, aunque hay quien no se rinde...

Al paso de los capítulos "The Keepers" va tomando un cariz que no esperábamos: el asesinato de la hermana Cathy parece ser el desenlace funesto de una red oscura y brutal de impunidad en donde se abusaba de las jóvenes estudiantes del prestigioso colegio.

Los testimonios de las víctimas, la búsqueda incansable de los interesados en hacer justicia para Cathy, así como las chicas marcadas por los abusos nos llevarán por testimonios dolorosos, laberínticas suposiciones y oscuros asuntos que tocan hasta las más altas esferas de esa comunidad y de la Iglesia Católica.

Otros tiempos, mismos problemas

"The Keepers" es un documental muy bien armado, bien contado, bien realizado. Sin embargo, será difícil verlo en un maratón pues es lento y está lleno de testimonios y giros sorprendentes. Sea porque nos roba un tanto la fe en la humanidad como porque es un caso complejo, es una serie a la que hay que entrarle de a poco. Sin embargo, sí tiene mucho qué decirnos y esto es lo relevante.

Creer que hemos llegado a comprender el caso será un error. Con el paso de cada episodio se nos demuestra por qué es un caso que no ha podido ser resuelto luego de casi cinco décadas.

¿Y por qué se queda "sin resolver"? Porque los implicados (casi todos, sobre todo las víctimas de los abusos) son personas que aún se encuentran asimilando lo que les sucedió, algunas a penas han encontrado su rumbo, otros una precaria tranquilidad y están en la búsqueda de que se les haga justicia. El corazón de este documental radica en las víctimas. Esto lo hace un documental muy denso y bien elaborado, también descorazonador y profundo. Cada capítulo tiene un desenlace y una catarsis que nos exigirá mucha entereza para seguir adelante.

La historia no es sobre el asesinato de una monja...

...la historia es el encubrimiento de su historia. Esto es lo que declara una de las personas que encabeza la búsqueda de respuestas luego de tantos años. Dos exalumnas de la hermana Cathy decidieron investigar por su cuenta luego de la impasibilidad de las autoridades y la falta de un veredicto convincente. Ellas son las valientes que no sólo han encontrado un montón de cabos sueltos sino de puntos que se unen y demuestran que este caso oculta muchas cosas.

Y si de valientes se trata encontraremos muchos otros al paso de los capítulos. Nos daremos cuenta de que la negativa al diálogo y a abordar el tema del abuso sexual perpetrado por sacerdotes no sólo no es un caso aislado, es un problema que persiste y sigue sin ser tratado con la gravedad que se merece. Por otro lado, las víctimas siguen enfrentando oídos necios y faltos de compasión por su dolor y las secuelas de por vida de estas situaciones.

En fin, "The Keepers" es una serie documental poderosa y profunda. Eso sí, se necesita mucha paciencia e interés por estos temas pues su tratamiento y capítulos son densos, con muchos datos y personas que participan. Los siete capítulos ya se encuentran disponibles para todos los suscriptores de Netflix.