Hay shows televisivos gloriosos y luego está Feud: Bette and Joan. Se trata de la serie creada por Ryan Murphy protagonizada por nada menos que Jessica Lange y Susan Sarandon. A estas dos grandes se le suma un gran reparto, en donde encontraremos caras conocidas en las series de este grande de la televisión: Sarah Paulson, Kathy Bates y la participación especial de Catherine Zeta-Jones.

Feud pretende ser una serie de antología, como ha hecho Murphy con sus otras series: American Horror Story y American Crime Story. En esta primera temporada, Feud: Bette and Joan se centra en la rivalidad de las estrellas hollywodenses Bette Davis y Joan Crawford. Ambas actrices son leyendas del cine y sus enfrentamientos son un drama más que conocido de los muchos que existen tras bambalinas.

En 1962, la rivalidad de ambas actrices nació y creció como la hiedra. Fue durante la producción de la película ¿Qué fue de Baby Jane? que se dio el encontronazo de ambas estrellas. Sus personalidades y egos provocaron un choque que dio mucho de qué hablar, sobre todo para la prensa interesada en sacar provecho de esto.

Casi sobra decir que las actuaciones son de primer nivel. La grande, Jessica Lange, y la no menos importante, Susan Sarandon, dan verdaderas muestras de su gran estatura histriónica. Verlas en pantalla dando vida a esas otras dos grandes actrices es un verdadero deleite. Van por la misma vía las demás actuaciones.

Por otro lado, la producción es impecable. Podremos disfrutar de la vida del Hollywood de los sesentas. El vestuario y la recreación de esa fascinante época son perfectos. En uno de los capítulos vemos recreada la ceremonia de los premios Oscar de 1963, en una palabra: increíble.

Un drama con muchos espectadores

La rivalidad entre Bette Davis y Joan Crawford fue tan grande que todos los medios del tiempo querían su parte, es decir, querían sacar provecho de esa enemistad. Y la serie de Murphy muestra que, si bien estas dos actrices fueron de personalidades difíciles, todos a su alrededor también abonaban a que ellas se enfrentaran, claro, el escándalo siempre venderá más.

Feud no solo pone en evidencia esta sed de escándalo que parece no saciarse jamás. También muestra los vicios más feos de la industria del cine en Hollywood: cómo los grandes tiburones que forjaron el negocio cinematográfico (todos hombres) utilizaban y desechaban a sus actrices; además de cosificarlas y sexualizarlas desde temprana edad (sí, parece que la cosa ha cambiado muy poco desde entonces).

Y es que Bette Davis y Joan Crawford fueron las estrellas más luminosas de la época. Para cuando las vemos en la serie, las encontramos en un aparatoso declive. Es cuando viene la película ¿Qué fue de Baby Jane?, dirigida por Robert Aldrich y las pone en el juego. De aquí se derivan un montón de econtronazos de las actrices, tanto en la producción como posteriormente.

Luego de esa cinta que las reuniera en pantalla, las acompañamos en la época posterior. ¿Qué fue de Baby Jane? fue nominada a cinco premios Oscar y para hacer más dramática la historia, sólo Bette Davis fue nominada al premio de la Academia y esto avivaría la furia de Crawford. Si no conocen la historia real será mejor que lo descubran de la mano de Lange y Sarandon. Será un verdadero festín.

Para el final de la serie habremos visto por completo el ocaso de estas estrellas que deslumbraron las alfombras rojas y las salas de cine. Feud es un drama que nos erizará la piel de principio a fin. La temporada cuenta con 8 (magníficos) episodios. Sin duda es una de las mejores series de lo que va del año.

Más, más drama

La siguiente temporada de esta antología se titula Feud: Charles y Diana, centrada, claro, en la relación entre el príncipe Carlos y la princesa Diana. Vaya que dará muchísimo de qué hablar. Será hasta finales del mes de febrero del 2018 que saldrá al aire esta esperada temporada, esta vez con 10 episodios. Estemos al tanto de los detalles, sobre todo sobre quiénes darán vida a los personajes principales de esta historia real.