La imagen común que tenemos de los vikingos es de hombres barbudos, guerreros invencibles con cascos, escudos y hachas. Muy lejos del estereotipo se encuentra la historia de los vikingos, su aspecto real, su organización y expansión a lo largo de Europa, Islandia y América del Norte. Esta época es conocida como: época vikinga.

El consenso general dice que la época vikinga ocurrió entre los años 789 y 1100. Es un hecho en particular el que marca este periodo: el saqueo a la abadía de Lindisfarne, ubicada al norte de Gran Bretaña. El 8 de junio del 793 aparecieron dos naves en las costas de la Isla Sagrada. Sus tripulantes atacaron a los monjes del monasterio y saquearon todo lo que pudieron. En ese monasterio se adoraban las reliquias de San Cutberto y San Aidán y se hacían copias manuscritas de los conocidos Evangelios de Lindisfarne.

El ataque de los vikingos fue cruento. Los pocos monjes que sobrevivieron fueron llevados como esclavos. Al irse de la isla, los vikingos dejaron el monasterio saqueado, destruido, y la mayoría de los monjes asesinados y arrojados al mar. Este hecho, pues, marca el inicio de la época vikinga como tal. Aunque, como podemos ver, el periodo mencionado va desde el año 789. Esto se debe a que en ese año se dio el primer "reconocimiento" vikingo de las costas de Gran Bretaña. En Portland llegaron tres barcos, se cree que con intenciones comerciales, aunque estas no salieran bien pues un emisario del rey fue asesinado por los extranjeros cuando este les pedía pagar un impuesto por sus transacciones.

En el caso de Lindisfarne la intención fue clara: el saqueo y la masacre. Pero además marcaría el inicio de asaltos sistemáticos a diversos territorios y asentamientos de estos pueblos en los más lejanos lugares. Esta es la razón por la que este hecho sangriento sea señalado como el inicio de la fascinante época vikinga.

La abadía de Lindisfarne por matthew Hunt (originalmente publicado en Flickr como Holly Island 11) [ Bajo la licencia CC BY 2.0], via Wikimedia Commons

El terror de una época

Los vikingos provenían del norte de Europa, de Escandinavia; región que comprende la actual Suecia, Noruega y Dinamarca. Si bien es cierto que a los vikingos se les conoce por sus saqueos sorpresivos, y muchas de las veces sangrientos, también es cierto que las narraciones de estas actividades fueron relatadas por quienes las sufrieron. Uno de estos registros es la Crónica Anglosajona, en donde se describe del ataque a Lindisfarne:

793 d. C.: Este año vinieron terribles advertencias sobre la tierra de Northumbria, aterrorizando a todos: estas fueron inmensos haces de luz cruzando a través del cielo, y torbellinos, y fieros dragones volando en el firmamento. Estos ingentes males fueron seguidos por una gran hambruna: y no mucho después, en el sexto día antes de los idus de enero de ese mismo año, las horrorosas incursiones de hombres paganos causaron lamentables estragos en la Iglesia de Dios, en la isla sagrada, mediante el saqueo y la masacre.

Por otro lado, debemos tomar en cuenta que la época en sí era muy complicada. La caída del Imperio romano occidental había fragmentado a esa parte de Europa, además existía una gran presión a los europeos por parte de los musulmanes del norte de África. Esta región estuvo expuesta a diversos ataques de los pueblos no cristianos, incluyendo a los vikingos. Así que no, no eran los únicos en atacar a otras poblaciones: eran tiempos difíciles.

Luego de Lindisfarne

Si bien algunos objetivos fueron fáciles para estos guerreros y sus fuerzas de élite: los temidos berserker, no siempre ganaron con ventaja. Aun así, poco a poco fueron extendiendo sus ataques y también realizaron importantes asentamientos, como en Islandia e Irlanda, en donde se mezclaron con los irlandeses. La saga del famoso Erik el Rojo indica que este se tuvo que exiliar de Islandia y fundó Groenlandia. Para el año 1000 ya habían alcanzado el continente americano con sus asentamientos en Vinlandia (actual Isla de Terranova y Nueva Escocia).

Por otro lado, la expansión vikinga tocó a lo que hoy es Lisboa, Cadiz y Sevilla en España, Piza y la isla de Sicilia en Italia, incluso a Constantinopla. Y en oriente hasta lo que hoy es Bagdad. Los vikingos realizaron importantes intercambios comerciales y culturales.

El término de la época vikinga se establece con la derrota vikinga en la llamada batalla del puente Stamford. También otras derrotas en distintos países. Sin embargo, se cree que el final de la edad vikinga se debe al establecimiento de la autoridad real en los países escandinavos y a la proclamación del cristianismo como religión oficial.

Con todo y sus matices, los vikingos no han dejado de fascinar a la cultura popular. Afortunadamente la ciencia ha hecho lo suyo para reconstruir la imagen de estos pueblos y no sólo basarse en testimonios, aunque importantes, subjetivos de quienes sufrieron los ataques vikingos. La influencia de estos pueblos en Europa es innegable, de ahí la pertinencia de apartar la ficción y conocer mejor sobre esta época. El ataque de la abadía de Lindisfarne es un importante día en la historia que marcó el inicio de esta trascendental época.

El siguiente video es muy ilustrativo (y divertido) al respecto.