El tema empezó a colear en 2015 cuando Ciudadanos anunciaba su intención de crear un sistema de innovación similar a la experiencia de Silicon Valley en Estados Unidos, el Fraunhofer alemán o el Silicon Wadi israelí. La Red Cervera de Transferencia Tecnológica, que así es como se le llamó al proyecto, quería conectar la investigación aplicada y la básica a través de la promoción de una serie de institutos de I+D+i público-privados (unos 30), además de incrementar el registro de patentes, para conectar la investigación con el tejido empresarial. Innovación y empleo irían de la mano por primera vez en mucho tiempo.

El partido de Rivera, de la mano de Luis Garicano, hizo de esta propuesta uno de sus puntos destacados durante sendas campañas electorales, la de 2015 y 2016, y ahora, a punto de aprobar los Presupuestos Generales del Estado, la iniciativa ha conseguido colarse en el plan para este 2017 gracias al pacto PP-Ciudadanos. Unos presupuestos que, por cierto, se han atrasado, en gran medida, por la falta de mayoría del Partido Popular y la necesidad de llegar a pactos de Gobierno.

Dentro del plan de inversión a la división de Innovación y Economía de Futuro, desde el partido nos adelantan que se han incluido 2.000 millones de euros destinados a la modernización de la justicia (100 millones), un plan específico contra el fracaso escolar (30 millones), una partida para libros de texto gratis (50 millones), formación y futuro para el empleo (1.200 millones), 100 millones para el fraude fiscal, aumentar becas para la formación profesional y, por último, 500 millones de euros para la citada Red Cervera de Transferencia Tecnológica. Sin embargo, aunque el partido de Rivera ha conseguido "colar" la propuesta en el plan para este ejercicio, los fondos destinados se han quedado muy por debajo de lo que se planteaba en un primer momento. La idea de Ciudadanos era que, como mínimo, el programa estuviese dotado de unos 1.000 millones, de los cuales el 60% tendrían origen en fondos públicos –extraídos de la paralización de varias obras planteadas para ampliar la red de AVE–, un 35% de fondos privados y un 5% de becas internacionales. De momento, se han quedado a un 10% del objetivo respecto a la partida de los Presupuestos Generales del Estado, pero está por ver de dónde salen las partidas privadas.

También queda pendiente saber cómo se llevará a cabo la propuesta. Hace años que se intenta llevar a cabo una propuesta similar, enfocada a la Fraunhofer alemana, que no ha terminado de cuajar en el tejido empresarial y innovador de España. La descentralización que ha llevado a cada comunidad a querer tener su centro de excelencia y universidad de calado internacional –desconectada del resto– y los recortes en innovación y ciencia no han ayudado demasiado a sacar adelante los proyectos.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.