“El terror, que no terminaría por otros veintiocho años —si acaso terminó alguna vez—, comenzó, hasta donde sé o puedo decirlo, con un barco hecho de una hoja de diario que flotaba por una alcantarilla hinchada de lluvia”. Este es el maravilloso inicio de una de las mejores novelas del estadounidense Stephen King, la terrorífica It, publicada en 1986 para alborozo y disfrute de sus millones de lectores y por el bien de la mal llamada literatura popular. Siendo así, la maquinaria se puso pronto en marcha y no tardó en llegar su primera adaptación al cine, el telefilm homónimo de Tommy Lee Wallace de 1990 con el idóneo Tim Curry como Bob Gray, alias Pennywise, el Payaso Bailarín.

Pese a que no pocas personas nacidas en los últimos años ochenta confesarán que la película les horrorizó de niños hasta el punto de haberles dejado una impresión vivísima, la verdad es que resultó un esfuerzo insuficiente, fallido a fin de cuentas. Por ello, los que nos lo pasamos de fábula leyendo las obras de King aplaudimos de alegría cuando supimos que se estaba fraguando una nueva adaptación a cargo de la productora New Line, y con mayor fuerza al decirnos que el californiano Cary Fukunaga, director de la primera temporada de la serie de culto True Detective (Nic Pizzolatto, desde 2014), se iba a encargar de ella.

Pero nuestro gozo cayó en un pozo cuando las diferencias insalvables con la productora empujaron a Fukunaga a abandonar el proyecto, y en la búsqueda de un nuevo realizador, fue el argentino Andrés Muschietti, del que sólo conocemos la malograda Mamá (2013), el que se llevó el gato al agua. El filme se encuentra ya en postproducción, lo que significa que el rodaje está finiquitado y, básicamente, les toca montar las grabaciones, tratar las imágenes y componer la narración incorporándole la banda sonora y los efectos visuales y de sonido. Y es ahora cuando la Warner Bros. ha lanzado el primer tráiler, que sin duda ha despertado diversas dudas entre los cinéfilos que aman la novela de King.

Salta a la vista que esta adaptación es mucho más fiel a la historia original de lo que pudiera haberlo sido la de Wallace, al menos en cuanto a los sucesos y las aterradoras escenas en las que Pennywise hace de las suyas que nos han mostrado, y se revela de lo más lúcido, por apropiado y emocionante, empezar con el ya mítico barquichuelo de papel. Pero el temor que despertó el cambio de responsable, de Fukunaga a Muschietti, no ha desaparecido después de contemplar el tráiler. En primer lugar, porque parece que los nuevos guionistas, Gary Dauberman y Chase Palmer, han agarrado el libreto que escribió Fukunaga y que había satisfecho al propio King y han prescindido de media novela, de toda la trama en la que Bill Denbrough, el Tartaja, y sus amigos son adultos, que en el libro se iba alternando brillantemente con la de su niñez.

Pero no nos equivoquemos: la fidelidad no es un valor artístico, ni siquiera la histórica, y por lo tanto, no debe influir en las críticas de cine. Por poner un ejemplo de lo más pertinente sobre este punto, la adaptación que Stanley Kubrick parió de The Shining en 1980, que se toma multitud de libertades, está infinitamente más lograda que la de Mick Garris en 1997, un despropósito cuya fidelidad a la novela casi no se puede discutir. El problema con lo que entendemos que será la It de Muschietti es que se ha desaprovechado la oportunidad de ofrecer un montaje complejo que intercale la lucha contra el payaso asesino en las dos etapas de sus protagonistas.

Sin embargo, bien es cierto que Fukunaga pretendía adaptar la novela en dos filmes, separando la niñez y la edad adulta de los Perdedores, así que por él tampoco habríamos contado con ese valor añadido. E igual que el cambio del actor que encarna a Pennywise de Will Poulter a Bill Skarsgård como deseaba la productora, se supone que esta tampoco quería dos películas, de manera que, a no ser que nos hayan hurtado del tráiler las imágenes del Tartaja y compañía de adultos y aún no conste en IMDB quiénes se hayan puesto en su piel, cosa harto improbable, podemos pensar razonablemente que sólo veremos lo que les ocurrió en su más tierna juventud, sin gratas complicaciones narrativas.

adaptación de it
New Line

Lo paradójico de ello es que, de esta forma, quizá Muschietti y sus guionistas se hayan librado de una de las mayores dificultades de adaptar It: su engorroso final abstracto y, a la vez, físicamente monstruoso, que de hecho sirvió para hundir definitivamente la versión de Wallace por lo grotesco que fue. O quizá no; tal vez hayan decidido insertar esa escena de los Perdedores adultos para estos de niños; o incluso puede que sí aparezcan cuando son mayores en un epílogo impensable; o hasta es posible que New Line haya cambiado de opinión respecto a la dos películas y la de Muschietti vaya a tener la correspondiente secuela si arrasa en taquilla. A algunos, en cualquier caso, nos habría gustado ver una adaptación completa, con las épocas entrelazadas, de tres horas asombrosas.

Sea como fuere, de momento sólo nos es posible hablar de lo que nos han enseñado en este primer tráiler, cuyas imágenes, en verdad, no decepcionan sino todo lo contrario, a pesar de que nos origine unas cuantas preguntas que necesitan ser respondidas. Y únicamente podremos juzgar la película cuando tengamos la ocasión de verla completa, pero no hay duda de que nos encantaría que nuestro miedo a una nueva adaptación fallida de la extraordinaria novela de King se fuese por el desagüe, tal como el barquito de papel con el que el terror comenzó en la ficticia localidad de Derry hasta donde el novelista sabe o pudo decirlo.