TheTimeTraveler!

Antes de que un chico de 15 años entrara la mañana del 18 de enero en el Colegio Americano del Noreste en Monterrey, disparara a una maestra y a tres compañeros y se suicidara, la escuela había planteado la revisión de las mochilas de los alumnos antes de entrar en el centro. Los padres no apoyaron la medida y no se llevó a cabo.

Después del incidente ocurrido ayer en el estado mexicano de Nuevo León, el Gobierno de la Ciudad de México quiere prevenir un nuevo ataque como el de ayer y han puesto en marcha el programa Mochila Segura, en el que se revisan las mochilas de los alumnos antes de entrar a las escuelas para evitar que entren al centro educativo con algún objeto peligroso.

En la acción preventiva participan padres de familia, autoridades escolares y los más de 12.000 policías de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) repartidos en los 8.000 centros que se unieron a la iniciativa.

El objetivo del programa es evitar incidentes violentos en las escuelas a través del registro de los objetos personales de los alumnos. La medida puede evitar posibles atentados o enfrentamientos pero, según una especialista consultada por Hipertextual, no llevará al fin de la violencia.

"Puede ser una buena medida pero es superficial y no previene nada. Aunque le registren la mochila al niño, finalmente, si alguien quiere hacer [un acto violento] lo hará en otro momento", explica para Hipertextual Xóchitl González, directora del centro "Psicología para niños" en la Ciudad de México y autora del libro Cómo formar hijos emocionalmente sanos.

Para la psicóloga, la base de todo es la inteligencia emocional, razón por la cual sacó a la luz sus estudios al respecto en un libro dedicado a los padres. Según González, estos son los principales responsables de la salud emocional de sus hijos y alerta de los nuevos hábitos familiares que están afectando duramente a los jóvenes y niños.

Muchos papás están trabajando todo el tiempo y los niños pasan mucho tiempo solos. Desde ahí hay muchas carencias del tipo emocional. Los niños necesitan contención y apego. Obviamente esta falta de contacto físico genera algunas deficiencias en los diferentes sistemas, hasta puede influir a nivel neurológico.

La mayoría de menores que se encuentran en este tipo de situaciones familiares pasa mucho tiempo a solas. La falta de control se traduce en el uso de Internet o videojuegos, donde no tienen ningún tipo de restricción. La especialista aclara que el problema no está en este tipo de tecnologías, sino en su frecuencia de uso.

La influencia de las redes sociales

El grupo troll en Facebook Legión Holk reclamó la autoría del atentado sucedido en Monterrey. La Policía Cibernética de México ha empezado a investigar al grupo por promoción de la violencia y en un principio se vinculó al joven autor con el grupo troll.

Un informe de la Secretaría de Gobernación (Segob) ha descartado la participación del menor con Legión Holk. Sin embargo, este tipo de grupos, ahora investigados por las autoridades, cuentan con usuarios jóvenes que pueden ser influenciados por los comentarios violentos.

Xóchitl González opina que el comportamiento del agresor en la escuela de Monterrey no cuadra con una posible participación en un grupo troll de alguna red social. Normalmente, cuando un niño o adolescente decide realizar un acto violento influenciado por este tipo de grupos, lo hace con la intención de demostrar que es capaz de cometer un delito.

El video de la agresión, grabado por las cámaras del centro educativo, muestran el momento en el que el chico de 15 años disparó a su maestra y a otros compañeros de clase.

Viendo sus movimientos creo que él estaba convencido de hacerlo [el atentado a la escuela]. Lo hace con toda la tranquilidad del mundo. Ese es un rasgo de sociopatía, de perder el contacto con la realidad y de no ser consciente de las consecuencias de sus actos.

González explica la posible causa de los actos del menor como un problema relacionado con las habilidades emocionales. A causa de las numerosas terapias que ha realizado con niños desde los cuatro años hasta la edad adulta, la psicóloga ha sido testigo de cómo las nuevas generaciones tienen como común denominador una falta de inteligencia emocional.

Tras las evaluaciones psicológicas, los especialistas del centro capitalino afirman que los niños no tienen autocontrol y su inteligencia emocional está por los suelos. "Se frustran cuando algo no sale como ellos quieren y abandonan las actividades por falta de motivación", subraya González.

Normalmente, los niños son evaluados según sus calificaciones pero nunca por sus habilidades emocionales. En este contexto, Xóchitl reclama que la acción necesaria no es solamente el registro de las mochilas en la puerta de las escuelas, sino una prevención a través de un programa sobre salud emocional.

Las emociones lo son todo, hay que tener más cultura sobre las emociones como papás y en los colegios. Las escuelas privadas deben incentivar este tipo de actividades e incluirlas en su sistema educativo porque hay padres que no saben ni qué es la inteligencia emocional.

Los actos violentos como el ocurrido en Nuevo León el 18 de enero son casos extremos y combinan diversos factores que llegan a que un joven pueda entrar armado en una escuela y empezar a disparar. Sin embargo, estos sucesos, más comunes en Estado Unidos, han llegado a México; y, según la especialista, para quedarse.

Yo creo que es viable que se repita, es una manifestación mundial que se ha visto reflejada por ejemplo en la elección de Donald Trump [como presidente de los Estados Unidos]. Creo que es un síntoma de lo que estamos siendo como sociedad y si no hacemos ninguna modificación seguirán surgiendo. Si sigues comiendo mal te seguirás enfermando del estomago, es lo mismo.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.