Lo anunció hace unas horas en su cuenta de Twitter y lo ha hecho realidad. Donald Trump ha firmado la orden ejecutiva sobre la construcción del muro con México, una de sus promesas electorales más polémicas. El presidente de Estados Unidos se comprometió durante la campaña a endurecer las políticas migratorias del país cuando llegara a la Casa Blanca.

El magnate ha firmado dos órdenes ejecutivas que permiten la construcción del muro fronteriza y van a restringir la entrada de migrantes a Estados Unidos.

Durante una ceremonia en el Departamento de Seguridad Nacional, el presidente Trump firmó las órdenes tras el juramento del cargo del nuevo secretario, el General John Kelly.

En su discurso, destacó que su objetivo es tomar de nuevo el control de las fronteras dañadas por la inmigración ilegal. Destacó que "una nación sin fronteras no es una nación".

Respecto a al visita del presidente Enrique Peña Nieto a Washington agendada para la semana que viene, Trump dijo que espera que ambos presidentes trabajen juntos para luchar contra los cárteles del narcotráfico y el tráfico de armas entre Estados Unidos y México.

Según el presidente estadounidense, la relación con México va a ser mucho mejor tras la construcción del muro fronterizo.

La oficina de Seguridad Nacional, a cargo del General Kelly será la responsable de tratar con las víctimas por la inmigración ilegal.

Donald Trump subrayó que las personas que han sufrido la apertura de las fronteras fueron ignoradas, pero que su Administración luchará para que se haga justicia:

Os escuchamos, os vemos, y nunca más serán ignorados.

Durante su comparecencia, el magnate recordó alguno de los nombres de las personas asesinadas por inmigrantes ilegales, cuyas familias se encontraban en el Departamento de Seguridad Nacional para asistir al discurso de Trump, quien les prometió que sus seres queridos no habían muerto en vano.

Contra las Ciudades Santuario

Donald Trump reiteró en una entrevista con la cadena ABC que la construcción el muro se llevará a cabo lo antes posible.

El portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, afirmó durante una conferencia que el muro fronterizo es algo "de sentido común" para frenar la entrada de inmigrantes ilegales a Estados Unidos.

Por otro lado, destacó que el Gobierno de Trump cortará los fondos federales a las Ciudades Santuario que albergan a inmigrantes ilegales.

Las ciudades implicadas en el programa anunciado son: San Diego, Los Angeles, San Francisco, Miami, Chicago, Seattle, Houston, Phoenix, Austin, Dallas, Washington D.C., Detroit, Salt Lake City, Minneapolis, Baltimore, Portland (ambas Maine y Oregon), Denver, New York City, Chicago y todo el estado de New Jersey.

"La construcción del muro viola los derechos humanos"

La organización American Civil Liberties Union (ACLU) publicó en su cuenta de Twitter que la construcción del muro supone una violación de los derechos humanos y afirmó que "veremos a la Administración en la corte cuando lo hagan".

Omar Jadwat, el director del Proyecto por los Derechos de los Inmigrantes de ACLU sostuvo en Twitter que el plan de seguridad para las fronteras propuesto por Trump está basado en una base racial y étnica.

Además, afirmó que el proyecto es, según los expertos, "inefectivo y fiscalmente irresponsable".