Un vistazo rápido a mi cuenta bancaria me deja una sorpresa: llevo casi mil euros gastados en comprar productos básicos en Amazon Prime Now. Desde su llegada a Madrid en verano de este año, la aplicación móvil para hacer la compra se ha convertido en una de mis aplicaciones favoritas.

En mi familia hemos sustituido las visitas constantes a la tienda de barrio por la comodidad del smartphone. Empezamos con los productos no perecederos como grandes cajas de cacao para el desayuno, cereales, y leche. La llegada de tiendas especializadas dentro de la plataforma como DIA o el Mercado de la Paz ha añadido un surtido que cubre casi todas nuestras necesidades, además de incluir una mayor variedad de marcas blancas al catálogo.

Mis pedidos en Amazon Prime Now.

He dejado de tirar por pesadas bolsas de fruta y bricks de leche. La comodidad de Amazon y el servicio al cliente me han hecho dejar de comprar en las dos tiendas online donde se iban mis gastos: Carrefour y Mercadona. Por varios motivos. El primero es la increíblemente mala experiencia que es la web del Mercadona. Estamos a unos días de llegar a 2017 y el mayor grupo de supermercados español no tiene imágenes de los productos en su tienda online. Inadmisible.

La experiencia online de Mercadona.

Por otro lado, el sitio web de Carrefour se ha tirado días y semanas constantemente en las que no éramos capaces de hacerlo funcionar en ningún navegador. Tras preguntar a algunos conocidos me respondían que ellos tampoco. Otro supermercado online en el que he comprado de forma ocasional es el de Día, y ese sí puedo recomendarlo por experiencia de compra y calidad de la web.

A modo de curiosidad, cuando compras productos frescos como fruta, pescado, verduras o carne a Amazon o a tiendas asociadas dentro de Amazon Prime Now, el sistema te cobra el precio anunciado por adelantado. Luego, cuando el elemento final es pesado, Amazon hace un prorrateo y te devuelve la diferencia en el caso de que el peso final sea menor. Un ejemplo: compras un kilogramo de uvas a 1,99 euros, y te llegan 900 gramos. El sistema te hará una devolución del 10% (19 céntimos de euro) y te avisará por correo electrónico que normalmente tarda uno o dos días en llegar.

En una época en la que la logística ha mejorado bastante en España, sobre todo en las grandes capitales, las entregas dentro de varios días de la compra no son suficientes. Amazon ha dado un salto por encima de la competencia y la entrega en un periodo de menos de dos horas es el nuevo estándar a superar. Pondré dos ejemplos personales.

Una fría tarde de sábado necesitábamos una manta eléctrica. A pesar de vivir a unos minutos en coche de un Carrefour, decidí optar por Amazon Prime Now porque los centros comerciales se llenan los fines de semana. El resultado: en 45 minutos la tenía en mi casa. Habría tardado más en vestirme, coger mi coche, hacer cola y comprarla.

En otra ocasión, después de cenar, a las 21h me encontraba sin disfraces para Halloween. Un despiste parental que pude solucionar gracias a la entrega en dos horas.

Como estos ejemplos, tengo varios más de diversa índole y urgencia. Para mí, como residente de Madrid capital, donde hay una estructura logística muy avanzada. Si algún día alguien consigue superar esta experiencia, llevaré ahí mi dinero. Pero de momento, aquí me quedo.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.