Roberto Borge Ángulo, exgobernador del estado de Quinta Roo, ha sido acusado de enajenar y vender reservas territoriales irregulares del estado que gobernaba a familiares y amigos.

Las acusaciones fueron hechas por el secretario de la Gestión Pública de Quintana Roo, Rafael Antonio del Pozo, quien en conferencia de prensa explicó irregularidades que ya han sido denunciadas ante la Procuraduría General de la República (PGR).

Todo parece indicar que los terrenos fueron vendidos a amigos y familiares del exgobernador con extrema rapidez y a precio de ganga que según el secretario de Gestión Pública en algunos casos "no llegó al 1%" del valor real de mercado. La investigación no ha terminado pues los expedientes de las compras no están completos.

El total de las tierras vendidas representan el 7% del total del municipio de Bacalar, 10% de Felipe Carrillo Puerto, 20% de Tulum, 23% de Cozumel, 36% de Benito Juárez, 52% de Solidaridad y más del 60% de Puerto Morelos. Se estima que la venta ha sido de seis veces el tamaño de la zona turística de Cancún y 24 veces Isla Mujeres.

Aunque la mayoría de la reserva del estado se encuentra en el municipio de Othón Blanco (88.7%), parte de las Áreas Naturales Protegidas están en Bacalar residen 5.367 hectáreas protegidas, más 34.623 en Cozumel, 362.100 en Tulum y 2.159.063 en Benito Juárez, por lo que se cree que algunos de los terrenos vendidos podrían formar parte de territorio protegido.

De ser ciertas las acusaciones, Borges se uniría al “salón de la fama” de los exgobernadores mexicanos que son perseguidos por la ley por usar sus facultades de funcionarios públicos para enriquecerse, como Javier Duarte en Veracruz (cuyo desfalco se estima de 35.000 millones de pesos), César Duarte en Chihuahua (7.000 millones de pesos) o Guillermo Padrés en Sonora (30.000 millones). Además de la venta de terrenos irregular, Borge dejó una deuda de 25.000 millones de pesos en su estado.