Cine y TV

Las interesantes implicaciones filosóficas de Black Mirror (3era temporada)

Por 18/11/16 - 20:58

La tecnología es peligrosa si no se comprenden bien sus capacidades. Este ha sido un tema de constante debate entre muchos filósofos.

Las interesantes implicaciones filosóficas de Black Mirror (3era temporada)
Black Mirror - Netflix

Por lo general, el mundo de la televisión no es muy filosófico que digamos. Plazos exigentes, productores agobiados y un presupuesto apretado: factores que condicionan el darle prioridad a contar historias más simples y directas. En contraposición, el cine filosófico necesita paciencia para ser realizado con éxito, algo incompatible para el ritmo vertiginoso de la televisión.

Sin embargo, existen excepciones. Black Mirror es el máximo exponente en el ámbito de abordar temas filosóficos en la televisión. Su creador, Charlie Brooker, es un brillante guionista; experto en crear distopías muy cercanas a la realidad que vivimos actualmente.

La tercera temporada de Black Mirror se estrenó en Netflix el veintiuno de octubre de este año, y desde entonces ha sorprendido a muchos por su increíble calidad. Aunque las implicaciones filosóficas de la serie no han sido estudiadas a profundidad, hasta ahora. A continuación analizaremos el trasfondo filosófico del show, concentrándonos en los episodios Nosedive (3x01), San Junipero (3x04) y Men Against Fire (3x05). Los otros tres también son interesantes, pero tienen un estilo diferente, no tan concentrados en los temas que interesan para este artículo.

Nosedive (3x01)

Netflix
Netflix

Thomas Hobbes fue uno de los filósofos más importantes del siglo XVII. En su libro, Leviathan, describe la razón del surgimiento del Estado. Hobbes afirma que, antes de que se instituyera el primer Gobierno, existía un "estado de naturaleza", un mundo en que cada individuo se valía por sí mismo. Los humanos vivían en una guerra constante todos contra todos y cada uno hacía lo necesario para sobrevivir, por atroz que fuera. No existía el orden y la vida solía ser precaria y brutal.

En medio de este caos, la humanidad decide construir el Estado: un órgano regulador que mantenga el orden, proteja a los que necesiten protección y haga cumplir una serie de leyes imprescindibles para el desarrollo pacífico de la sociedad.

Los ilustradores del siglo XVII tenían cero imaginación.
Los ilustradores del siglo XVII tenían cero imaginación.

Esto implica que la naturaleza del hombre es egoísta y es necesario un Estado que lo controle. En Nosedive, todos los humanos actúan como perros amaestrados. Son forzados a mantener una falsa cortesía constante para evitar ser mal calificados. Al final del episodio vemos como Lacie, cuando por fin se encuentra fuera de dicho sistema de puntuación, insulta con todo al hombre de la celda de enfrente, el cual hace lo mismo. Lo que significa que, libres de la influencia social, en el momento que pueden actuar como quieran, revelan su verdadero ser.

La situación planteada se corresponde con cómo Ludovico Silva define el concepto de ideología: “sistema de representaciones, creencias y valores inconscientemente impuestas a los hombres en las relaciones sociales de la producción que en su mente funcionan como ídolos”. Los habitantes de la distopía expuesta en Nosedive viven de esa forma. Participan voluntariamente en sus propios procesos de opresión. Modelan sus vidas alrededor de una estructura artificial que se encarga de determinar el valor de cada humano a través de actos superficiales.

Sócrates proponía establecer un sistema similar al de Nosedive en "La República". Su idea consistía en sembrar una "mentira piadosa" en la mente de los ciudadanos. Esta establecía que existen hombres de tres clases: los que en su alma llevan bronce, los que portan plata y los que cargan oro. Así la sociedad se dividía en tres: artesanos, guardianes y gobernantes respectivamente. Esto evitaba que los habitantes se revelaran ya que consideraban válida la superioridad de las clases superiores.

La verdadera cara de la opresión.
La verdadera cara de la opresión.

En el episodio no detallan la manera en que el Estado está estructurado, pero podemos supnerlo a partir de una importante escena. Cuando Lacie comienza su penosa odisea en el aeropuerto, el policía que penaliza a la protagonista tiene una especie de tablet especial con la que es capaz de manipular el puntaje de los ciudadanos. Todos los demás personajes poseen el mismo teléfono celular, excepto este hombre.

Ahora, ¿cómo viven los policías en ese mundo? No podrían ser calificados de la misma forma que todos los demás, ya que siempre estarían rondando los más bajos puntajes por razones obvias. Deben desempeñarse en una estructura social separada, justo como describía Platón en La República. Los "guardianes" vivían alejados de la sociedad. No podían manipular dinero ni tener propiedades, vivían en comunidad y eran los mejor educados.

Por lo que hemos dicho hasta ahora, parece que este sistema de puntuación es utilizado por los dirigentes políticos de la sociedad como mecanismo de control de poblaciones. Es tan efectivo como los métodos analgésicos utilizados en la novela "Un mundo feliz" de Aldous Huxley. Técnicas inofensivas en la superficie que esconden una serie de propósitos bizarros.

A Huxley seguro le hubiera aterrorizado ver sus ideas realizadas en esta serie.
A Huxley seguro le habría aterrorizado ver sus ideas realizadas en esta serie.

Como referencias extras, es importante señalar que la actitud que mantienen los personajes de Nosedive con sus conciudadanos ignora por completo uno de los imperativos categóricos de Immanuel Kant. Este enuncia que debemos tratar a los demás como fines en si mismos, no como medios, simples herramientas para un fin.

Lacie hace esto con su "amiga" Naomie. Finge que esta última le cae bien para poder subir su puntuación y obtener la nueva casa que desea. Naomie hace lo mismo con ella, utilizándola como muestra de antigua amistad con seres ahora considerados inferiores.

Es más, todos en ese universo se tratan así unos a otros. El prójimo pasa de ser otro ser humano igual a nosotros, a meras posibilidades de sacar provecho a través de valoraciones sociales efímeras. La humanidad entera pierde su identidad como todo y se fragmenta en pequeñas partes egoístas y frívolas. Una ilusión de sociedad, con el único objetivo de evitar que los individuos se maten entre ellos.

San Junipero (3x04)

kelly_y_yorkie_tomando_algo_en_el_tuckers_8191_863x680

"Cuando uno extraña un lugar lo que realmente extraña es la época que corresponde a ese lugar. No se extrañan los sitios sino los tiempos". —Jorge Luis Borges.

La pregunta "¿hay vida después de la muerte?" suena algo estúpida a simple vista. Equivaldría a preguntar ¿hay más película después del final de la película? Pues obvio que no. Sin embargo, la humanidad siempre ha querido trascender su existencia y ser inmortal, de una manera u otra.

Black Mirror responde a esta interrogante de manera maravillosa. Ya el hombre no se pregunta si es posible algún abstracto paraíso metafísico, sino que lo construye con su ingenio. La supremacía de la humanidad frente a todas las demás especies animales queda clara. Algo que dejaría encantados a Ayn Rand y Friedrich Nietzsche, ambos partidarios del enorme potencial del hombre para manejar su entorno.

Ninguna otra especie podría mantener un bigote tan cool.
Ninguna otra especie podría mantener un bigote tan cool.

El final de San Junipero puede interpretarse como feliz y positivo, a favor del amor y demás, pero pensamos que esta no era la intención de Charlie Brooker. Vemos como Kelly y Yorkie manejan felices hacia el horizonte, pero es imposible que esas dos sean Kelly y Yorkie.

La conciencia humana es un fenómeno extremadamente complejo, estudiado a fondo por filósofos y científicos por igual. Lo que sucede en San Junipero nos retrotrae a la famosa pregunta de ¿las personas son cerebros? ¿Las experiencias subjetivas de la realidad pueden reducirse a simples impulsos eléctricos? Pues, no podemos contestar con seguridad ninguno de esos interrogantes. Pero, luego de unos minutos de reflexión lógica, la respuesta para ambas parece ser un rotundo no.

Filósofos como Martin Heidegger han estudiado el fenómeno de la conciencia, tratando de descubrir cómo se genera y de qué manera nos permite percibir lo que nos rodea. Más recientemente, el neurólogo Raymond Tallis ha delineado una posible respuesta a esto.

Volviendo a Kelly y a Yorkie, por lo que sabemos hasta ahora, sería imposible que una computadora pudiera recrear a la perfección el ser de cada una de ellas. Las verdaderas Kelly y Yorkie murieron antes del final del capítulo. A quienes vemos tan felices en San Junipero son, en realidad, representaciones incompletas de sus personalidades y esencias. Más similares a personajes programados de un videojuego que a personas reales. En pocas palabras, ambas creen que van a vivir para siempre en la plataforma virtual, pero lo que pasa en realidad es que ellas mueren y luego vemos a sus versiones digitales tomar su lugar. No son verdaderamente ellas, sino representaciones simples de lo que solían ser.

Aún peor, el servidor masivo que vemos al final, supuestamente cargado de las conciencias de millones de personas, en verdad solo representa un enorme universo de realidad virtual, habitado por representaciones incompletas de seres humanos ya fallecidos. Algo que, si lo pensamos bien, es uno de los aspectos más oscuros y bizarros de una serie tan cargada de elementos de ese tipo.

El final feliz de San Junipero tampoco sería consistente con todos los demás episodios de la serie. En su totalidad, los capítulos de Black Mirror siempre acaban de manera perturbadora y deprimente; no tendría sentido que solo San Junipero se salve de esta regla.

#NeverForget
#NeverForget

Men Against Fire (3x05)

lead_960

Muchos historiadores afirman que la historia del mundo se puede resumir con la historia de las guerras. Desde el principio de los tiempos, los seres humanos se han peleado por los recursos que ofrece el planeta: comida, refugio, sexo, etc. Hasta el punto de que los conflictos bélicos parecen estar escritos en nuestros genes.

Este capítulo de Black Mirror estudia los fenómenos correspondientes a la otredad que suceden en las guerras. La otredad es la relación que tenemos con otros seres, abarca todas las actitudes que ejercemos hacia ellos, sean positivas o negativas. Claramente, en el episodio dichas actitudes son bastante dañinas, tanto para los soldados como para las apodadas "cucarachas".

Men Against Fire está inspirado en el libro del mismo nombre, escrito por un ex-soldado. En él, S.L. A. Marshall, un veterano de la Primera Guerra Mundial, explica que apenas uno de cada cuatro soldados disparaba sus armas en la Segunda Guerra Mundial. Llegó a estas conclusiones a través de una serie de entrevistas dudosas. Sus proposiciones suenan algo ridículas considerando lo que sabemos ahora. Por dar un ejemplo, la mayoría de los soldados que lucharon en la última Guerra Mundial estaban más drogados que Snoop Dog en Jamaica. Por lo tanto, les era mucho más fácil matar de esa manera que estando sobrios. Así pues, no nos concentraremos en esta parte de las referencias.

Se verá muy *cool* y todo con sus medallas, pero su libro es basura.
Se verá muy cool y todo con sus medallas, pero su libro es basura.

La verdadera base de Men Against Fire se encuentra oculta. Es representada principalmente por el personaje que esconde a las "cucarachas" en su casa, Parn Heidekker. Parece ser el único individuo que acepta y da refugio a los seres que el ejército persigue. El origen de su apellido es fácil de averiguar, basta con buscar "Heidekker" en Google y ver qué sale.

Por si les da pereza.
Por si les da pereza.

Todo queda más claro cuando lo relacionamos con el famoso filósofo del siglo XX, Martin Heidegger. Otros detalles en la casa de Heidekker lo confirman. Los varios crucifijos colgados en las paredes de su casa lo acercan aún más al autor alemán, el cual estudió para ser cura en su juventud y cuya filosofía parece partir de premisas cristianas.

En mil novecientos sesenta y seis, habían pasado aproximadamente dos años desde que Estados Unidos decidió intervenir en la guerra de Vietnam. Martin Heidegger asistió a una reunión de las Naciones Unidas para leer su famosa "Carta sobre el humanismo", escrita dos años después del fin de la Segunda Guerra Mundial. En ella, Heidegger describía los fallos de las teorías humanistas, que al no lograr determinar qué es un ser humano en sí, permitían desastres como el partido nazi, tendencia política que el filósofo apoyó en su tiempo.

Cuando Heidegger se dio cuenta de que lo que estaba pasando en Vietnam podría ser extremadamente peligroso para la humanidad en general, decidió recordarle al mundo las condiciones que hacen posible los horrores de la Segunda Guerra Mundial. Sus argumentos son trascendentes, ya que Heidegger vio todo desde dentro de Alemania y del partido nazi.

Según Heidegger, los soldados americanos estaban actuando hacia los vietnamitas como los nazis con los judíos. Reportes noticiosos mostraban cómo los militares cometían todo tipo de abusos con los civiles de Vietnam. Ya no los consideraban personas, por lo que no sentían ningún tipo de culpa al tratarlos mal.

Cuando te comparan con los nazis de manera sensata, la señal es clara sobre que debes cambiar tu conducta.
Cuando te comparan con los nazis de manera sensata, la señal es clara sobre que debes cambiar tu conducta.

Cuando Stripe habla con el psicólogo militar, este último le pregunta si sintió algún remordimiento al asesinar a las cucarachas que encontró en casa de Heidekker. El protagonista responde que no y incluso sintió algo de satisfacción al hacerlo.

La realidad de Stripe fue perturbada artificialmente por su máscara. En la vida real, a los soldados les pasa lo mismo. Drogas, ideologías, prejuicios, mentiras, adrenalina... son elementos que causan genocidios y guerras brutales.

La trama de Men Against Fire también se equipara con una famosa historia bíblica, la de Saulo de Tarso. Era un cazador de cristianos brutal, no consideraba a sus presas como humanas, por eso le era tan fácil aniquilarlos. Hasta que Jesucristo decide cegarlo con un rayo de Sol, dejándolo ciego. Pasó tres días así hasta que Dios lo curó a través de Ananías. Desde ese momento, Saulo se convirtió en el seguidor de Jesús más empedernido. Fue bautizado con el nombre de Pablo y comenzó a peregrinar la buena nueva por todo el territorio de Tarso y sus alrededores. Su pasión llegó a tales extremos que la iglesia lo proclamó santo.

Jesucristo es famoso por no andarse con jueguitos.
Jesucristo es famoso por no andarse con jueguitos.

Como es característico de Black Mirror, la historia de Stripe no tiene un final feliz, pero las similaridades con el relato de Saulo son imposibles de ignorar.


Fue divertido analizar una serie tan compleja como Black Mirror. Si quieren ver más artículos de este tipo en Hipertextual reaccionen con un "me encanta" (corazoncito) a la publicación de este artículo en Facebook.

Por último, como apenas voy por el tercer semestre de la carrera de filosofía, me hubiera sido imposible darme cuenta de todas estas referencias yo solo. Por eso acudí a Alyan González el sabio. Su ayuda fue indispensable para la creación de este artículo. Pueden darle las gracias, alabarlo o acosarlo si así lo desean, personalmente a través de su Facebook o su Twitter.

Puedes comentar sobre este y otros temas en nuestra comunidad

comentar
ESPECIAL

40 años de Star Wars, en cifras

Por
40 años de Star Wars, en cifras

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia. Si sigues navegando estás aceptando nuestra política de cookies