«El primer laberinto que creé fue en el jardín de mi padre utilizando setos de acebo (…) Varias décadas y 700 laberintos después, mi pasión por el diseño de laberintos y divertir a las personas es más fuerte que nunca.» Así presenta Adrian Fisher sus servicios como diseñador de laberintos que lo ha colocado como el referente obligado en estas peculiares y hermosas construcciones.

Los laberintos han estado presentes en la vida real y en la ficción en la historia del hombre; tal vez por su atracción enigmática entre el peligro y la diversión y por su simbolismo. Así pues, este artista británico se ha sentido atraído por los acertijos, por los rompecabezas y en 1979 construyó su primer laberinto para jamás alejarse de este arte.

Desde ese año, Adrian Fisher se ha encargado de construir 700 laberintos en 35 países. Ha obtenido 7 récords mundiales Guinness y ha puesto la marca muy alta en cuanto a la innovación, complejidad y belleza en el diseño de laberintos, tanto como piezas de arte en espacios públicos, como divertidas atracciones en parques temáticos.

De hecho el séptimo Récord Mundial Guinness lo ganó a penas en 2015 por el impresionante diseño realizado para la Al Rostamani Maze Tower en Dubai; un complejo de oficinas y residencias de lujo de 57 pisos, que por las noches luce distintas caras por la preciosa iluminación arquitectónica realizada, por cierto, por la empresa española Grupo MCI.

The National

Al ver el trabajo de Adrian Fisher puede deducirse que es un visionario, pues los materiales, formas y diseños que toman los laberintos no se quedan en lo tradicional (aunque los confeccionados así son preciosos) y están llenos de color, luces y motivos que los convierten en grandes atracciones, pero también son sencillos a ras de piso, delimitados con piedras o con recortes en el césped, por lo cual nos recuerda que viajar dentro laberinto es un símbolo, un estado, más que un espacio físico.

Fisher fue el primero en realizar un laberinto en un campo de maíz en 1993, ese laberinto cubrió al menos 11 hectáreas de campo. A partir de ahí ha realizado muchos más con peculiares formas y distintos objetivos. También podemos ver en el portafolio de su empresa, llamada Adrian Fisher Design Ltd., que diseñó laberintos inflables, ideales para los pequeños.

Por otra parte, su arte inspirado en los laberintos y expuesto en distintos lugares del mundo en espacios públicos son maravillosos. Uno de los más destacados (y premiados) es el «Beatles Maze», realizado para el Liverpool Garden Festival en 1984.

Otros de sus preciosos trabajos son los laberintos de espejos. Esos espacios que combinan los trucos de los espejos y sus puestas en abismo que permiten a este diseñador de laberintos un material exquisito para sus obras. Recordemos que un laberinto es como un rompecabezas y que para salir se necesita más que astucia: paciencia y capacidad espacial. Fisher ha realizado diversos laberintos de espejos en su mayoría en Inglaterra y Escocia. En ellos combina nueva tecnologías con su prodigioso ingenio.

Otros países en donde ha realizado sus laberintos son: Finlandia, Alemania, Francia, Estados Unidos, México, India y Japón. Recordemos que la pasión que surgió en el jardín de su padre se extendió a 35 países luego de casi cuatro décadas. Adrian Fisher es también colaborador del World Puzzle Championship de la World Puzzle Federation y fue declarado en 2007 por The Guardian como uno de los 50 artistas británicos más destacados.

En el siguiente video más sobre los laberintos de espejos explicados por el propio genio, Adrian Fisher.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.