Se me ocurren pocos estudios con el peso en la industria y la capacidad de impacto de Rockstar Games. Podrían contarse con los dedos de una mano las compañías de desarrollo que levantaran tal revuelo con apenas un par de imágenes publicadas en Twitter. Y es que, sin duda, el estudio creado por los hermanos Houser en 1998 se ha ganado el respeto de la industria a golpe de juegos sobresalientes.

De entre todo su excelso catálogo, de predominancia absoluta de sandbox (con notables excepciones como Max Payne 3 o Table Tennis), quizá Red Dead Redemption sea el más redondo a nivel narrativo y argumental; no ya es una de las mejores historias jamás jugada en un sandbox si no que, de hecho, podría mirar de tú a tú a casi cualquier filme western. Por ello, el ambiente está más que revuelto desde el domingo, donde empezó a insinuarse lo que hay se ha confirmado: Red Dead Redemption 2 existe y llegará a PlayStation 4 y Xbox One a finales de 2017.

Antes de nada, hablemos del elefante en la habitación: de nuevo, como hiciera con el Red Dead Redemption original, Rockstar ignora al PC. Cabe la esperanza de que, como hiciera con GTA V, nos encontremos ante un lanzamiento algo más tardío (GTA V salió en octubre de 2013 en PS3 y Xbox 360 e hizo lo propio en PS4, Xbox One y PC un año después) pero, en mi caso, no cuento con demasiadas esperanzas. Por algún motivo, pasados seis años desde su lanzamiento, seguimos sin un port de la aventura de John Marston para PC.

Más allá de eso, llama la atención el título elegido. Muchos eran los rumores que apuntaban a unos posibles Red Dead Retribution o Red Dead Revenge pero, siguiendo la tradición del estudio, nos encontramos ante una continuación directa en ese aspecto. Y de este mismo punto sale el primer y gran interrogante que envuelve el nuevo y esperado proyecto de Rockstar Games: ¿estaremos ante una secuela al uso del videojuego de 2010, una precuela o una aventura completamente independiente? Si hacemos caso al modus operandi del estudio, repetir personaje es algo sumamente improbable y, de hecho, la imagen utilizada para anunciar el título parece dejar claro que John Marston no tendrá hueco en esta ocasión.

Cierto es que eso mismo, la idea de viajar a los años de forajido de John Marston y su banda junto a Bill Williamson, Javier Escuella y Dutch van der Linde, fue lo que a muchos se nos vino a la cabeza tras comprobar el segundo cartel, al más puro estilo de «Los siete magníficos» pero, salvo que el bueno de Marston pasara por el bisturí, no encontramos su figura en dicho cartel. Asimismo, otra de las posibles rutas a tomar sería seguir con la vida de Jack Marston, al que ya controlábamos en la recta final de Red Dead Redemption. Pero, otra vez, mucho ha debido cambiar para que sea uno de esos siete misteriosos vaqueros. Por ello, y por los antecedentes ya mencionados, ya parece seguro pensar que estaremos ante personajes nuevos en una historia nueva.

Del texto de presentación utilizado por la compañía en la web del anuncio extraemos que estaremos ante una «épica historia sobre lo implacable de la vida en el corazón de América» e, importante, recalcan el hecho de que «el vasto y atmosférico mundo del juego será la fundación de una nueva experiencia multijugador online». O, lo que es lo mismo, se seguirá manteniendo el tono crudo del videojuego anterior y, visto lo ocurrido con GTA V, se buscará aprovechar al máximo el componente online del videojuego. De hecho, hace solo unas horas salía a la luz el registro de la marca «Red Dead Online». No es difícil imaginar esa suerte de MMO que es

Lo que creo que pensamos muchos tras ver esas siete siluetas en el cartel fue, como he dicho más arriba, en un planteamiento semejante a «Los siete magníficos»; con esta idea entroncarían mecánicas introducidas en GTA V como la posibilidad de elegir qué personaje controlar en varias misiones grupales o la preparación y ejecución de grandes robos y golpes. Además, introducir y aprovechar ciertas ideas relacionadas con la gestión de nuestra propia banda parece un movimiento tan lógico como apetecible.

Al final, eso sí, lo que buscamos muchos de los que disfrutamos de la historia de Marston es que Rockstar repita sus principales aciertos: en un género demasiado saturado y con pocas ideas frescas, RDR consiguió cambiar el tono narrativo y contar una historia con un ritmo ascendente, buenos personajes y un magnífico desenlace y, por encima de ello, conseguía casi en todo momento eliminar la sensación de estar controlando a un recadero más, alguien que debe ir de lado a lado para satisfacer las necesidades de cualquiera con el que se topara. Lo de que un juego de 2010 (sin versión para PC) siga siendo vigente en lo técnico debe ser brujería, por cierto.

Será mañana cuando salgamos de dudas al respecto o, al menos, es lo que se espera. Volviendo al pasado, el primer tráiler de GTA V sirvió para conocer la ciudad en la que se desarrollaría y, en cierto modo, establecer el tono a la vez que empezaba a sorprender por su apartado técnico. Esperemos que, desde Rockstar, vuelvan a ser generosos con el contenido a mostrar y, sobre todo, que no se repitan lo ocurrido con GTA V a nivel de fechas y terminemos sufriendo casi un año de retraso; de algo tiene que valer que Rockstar lleve casi tres años sin lanzar un nuevo proyecto.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.