El portátil más popular de Apple está muerto. Seguirá vendiéndose pero queda relegada a la época en que se hacían productos sin pantalla retina. Era una demanda a gritos de parte de miles de personas: un MacBook Air con mejor pantalla, con más procesador, un trackpad más grande y reducción de peso.

No ocurrirá.

Apple lleva más de 20 años buscando la simplificación de todo, incluyendo su línea de productos y el MacBook Air es una víctima de ello. Los tiempos avanzan y algunas cosas simplemente ya no funcionan. De la misma forma en que Apple alguna vez se deshizo del iPod más popular (el iPod mini), eliminarán los Air y llenarán el hueco con un MacBook Pro de 13 pulgadas, que es exactamente igual a los nuevos presentados pero sin Touchbar. Incluye procesador Intel i5 de 2GB, SSD de 256GB, 8GB de RAM y dos puertos Thunderbolt que sirven como USB, HDMI, o para cargar. De ahora en adelante lo llamaré MacBook Pro Light.

Lo bueno: Es más pequeño, pesa básicamente lo mismo, tiene una pantalla retina francamente espectacular y es mucho, pero mucho más rápido.

Lo malo: La batería dura dos horas menos y es más caro. Mientras el MacBook Air de 13 pulgadas base se vende estos días por 999 dólares (más impuestos) o 1.099 euros (impuestos incluídos), el MacBook Pro Light cuesta 1.499 dólares (más impuestos) o 1.699 euros (impuestos incluídos).

Los MacBook Air, suponemos, seguirán vendiéndose hasta que la demanda sea tan pequeña que ya no tenga sentido fabricarlos. En caso que el MacBook Pro Light resulte una alternativa muy cara hay dos opciones: comprar un MacBook de 12 pulgadas que honestamente no podemos recomendar porque siguen siendo muy lentas para su precio o hacer el salto a un iPad Pro, que para muchas personas será una decisión sensata y más barato que adquirir un MacBook Air hoy, inclusive.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.