Lo que diferencia a los fondos buenos de los no tan buenos es, en primer lugar, las inversiones efectuadas a lo largo de la vida útil de sus diferentes etapas y, por otro lado, la capacidad de fondear esas nuevas etapas. Para lograr financiar esas nuevas rondas es necesario haberse granjeado beneficios en sus anteriores rondas y convencer a los inversores de que las próximas irán bien.

Northzone lo lleva consiguiendo 20 años, que son los que lleva operando en el sector de la inversión en startups. Porque sí, las startups y los fondos de venture llevan existiendo desde muchos años antes de que se pusiese de moda. Y llevan trabajando en un territorio que nada tiene que ver con Silicon Valley; desde su creación sus inversiones se han focalizado en Londres, Berlín y los países nórdicos del continente europeo.

Ahora, la firma de venture capital ha conseguido otros 300 millones de euros para seguir financiando su actividad bajo el nombre "Northzone VIII". Con esto, tienen el objetivo se seguir siendo uno de los más activos, seguir colocando empresas en bolsa y teniendo uno de los porcentajes de exits más altos de la región. Para ello quieren apuntar a aquellas startups que tienen el móvil como su primer enfoque en el territorio del fintech, comercio electrónico, medios de comunicación y SaaS.

España, objetivo de los últimos años

El negocio del fondo ha estado centrado, prácticamente desde sus inicios, en las tecnológicas del norte de Europa. Y no porque no tuviese interés en lo que acontecía al sur, simplemente ha sido porque la tradición emprendedora de otros países ha sido mucho mayor en el pasado. Entre sus operaciones cuentan con una lucrativa inversión en Spotify, que se ha revalidado con el paso de los años. También en iZettle, Market Invioce, Space Ape o en Outfittery. Resultado: en total tienen bajo su gestión administrativa más de 1.000 millones de euros granjeados a base de rondas A,B y C a través de 100 operaciones en 73 empresas.

Pero las tendencias han cambiado y a veces hay que mirar fuera de las zonas de confort. Y más concretamente al sur. Por primera vez en su historia, en 2015 Northzone hacía una inversión en España de la mano de Wallapop y revalidaba su confianza en el país un año después con otra financiación de 25 millones en la catalana CornerJob.

Dos startups que se han salido de su norma y que apuntan a una nueva estrategia geográfica a futuro con el nuevo fondo financiado.