En Hipertextual se habló de la historia de la comunidad LGBT, de sus más de 100 años de tener presencia e incluso en otros medios se tocó el tema de su lucha en México por más de tres décadas, es decir, se ha presentado el andar de este sector que si hace años era vapuleado por políticos, ahora es motivo de confrontación entre la Iglesia y gobernantes simple y sencillamente para que... ¿en México todos tengan "la oportunidad de ser feliz" como indicó el Presidente Peña Nieto al enviar su iniciativa de reforma para ‘reconocer’ al matrimonio gay?

¡En México todos cuentan! ...si suman votos

jose-luis-delgado-pizano
La sospecha de que la clase política aprovecha temas (desde hace ya algún tiempo) que traen consigo un número representativo en las urnas viene a cuenta cuando recuerdas de qué manera ha venido creciendo si para 2014 se estimaba que en el país la comunidad LGBT era de casi 2 millones y medio de personas, de lo contrario el PRD no habría impulsado la legalización de matrimonios gay en el Estado de México.

Y no es algo que hayan descubierto hace unos meses, porque no fue casualidad que José Luis Delgado Pizano, candidato a diputado por el partido Movimiento Ciudadano en 2013, se haya vestido de Lucía Méndez; o que en ese mismo año el candidato a diputado por el PRD Ignacio Díaz Hinojosa se haya declarado abiertamente gay en un momento electoral.

Aunque podría pensarse que esto sólo se ha dado con partidos de ideología "abierta" a temas en controversia (matrimonio igualitario, aborto, pena de muerte, etc), cuando se trata de capitalizar el sector gay como un potencial en las urnas todo se vale; una muestra más de ello fue lo que hizo el Partido del Trabajo cuando en 2013 quedó como segunda fuerza en los comicios electorales de Zacatecas luego de tener como candidato al activista gay Martín Uvario Gaspar, y otra más ahora que curiosamente coinciden Morena, PRI y PRD en el apoyo al matrimonio igualitario.

Proceso
Proceso

Con esto parece que en política nada es despreciable, porque si creías que el PAN se hizo a un lado y no ha participado en el tema de la legalización del matrimonio en personas del mismo sexo, sólo basta recordar cuando Margarita Zavala afirmó estar de acuerdo e incluso reiteró la determinación de la Corte al haber determinado que esto era un derecho constitucional.

En defensa de la moral del siglo XIX

Si por un lado la iniciativa de Peña Nieto sobre el Matrimonio Igualitario en México fue apoyada por políticos de diversos partidos, parece que desde el otro lado de la moneda (La Iglesia Católica) y en cualquier parte del mundo las cosas siguen como en el siglo XIX, una muestra de esto fueron las declaraciones que hizo el Vaticano al afirmar que era "una derrota el matrimonio gay".

Por supuesto, en México no ha sido la excepción porque efectivamente, como ya se ha publicado en Hipertextual, la Iglesia se ha manifestado en contra a través de diversos personajes y actos, destacando entre ellos el cardenal Norberto Rivera al asegurar que "las uniones homosexuales no son equiparables al matrimonio de un hombre y una mujer".

Ha llegado a tal grado la manifestación del desacuerdo con el matrimonio igualitario por parte de los defensores de la moral católica, que el Frente Nacional por la Familia premió a un juez por oponerse a la unión de parejas del mismo sexo; incluso, directamente la Iglesia ha declarado, desde uno de sus medios oficiales, que el matrimonio gay es un falso derecho, además de que han relanzado abiertamente su campaña en contra de parejas homosexuales.

orgullo-lgbt-foto-europapress

Ahora, lo que pudo haber pintado a México como un país multicolor, como un lugar donde la diversidad es recibida abiertamente, se ha revertido con las crecientes manifestaciones que se han presentado al menos en 34 ciudades en las que exigen a Peña Nieto detener el matrimonio en personas del mismo sexo, por supuesto sumando a estas la protesta de este 10 de septiembre.

El hecho de que en México la represión contra las uniones entre personas del mismo sexo ha ocupado hasta un segundo lugar a nivel mundial y que la propuesta de Peña Nieto en favor del Matrimonio Igualitario haya sido calificada por el Washington Post como un hito, habla de dos posturas de la sociedad aparentemente radicales, pero el punto central es que, se acepte o no esta Iniciativa, les guste o no a la élite eclesiástica, las uniones y preferencias de estos seres humanos que son semejantes físicamente continuará ‘aquí y en China’ (por decir todo el mundo) muy a pesar de estos autoinvitados a la fiesta a la que no fueron convocados.