Sólo unas horas después de que conociésemos la filtración de que Uber traería a Madrid vehículos 100% eléctricos y con conductor, Cabify presenta su misma propuesta. Ahora ya sabemos el por qué de esta filtración: ambas compañías se dicen compañeras en un mismo sector pero, a fin de cuentas, no dejan de ser pura competencia. Cabify Electric, que así es como se ha llamado a la propuesta, viene de la mano de BMW. De hecho, este anuncio de mano de la marca alemana de vehículos prácticamente deja fuera a Uber, puesto que según Juan de la Torre, "el acuerdo no implica exclusividad con la marca, pero sí es un trato muy consolidado, fuerte y bastante grande". Lo que en este mundo quiere decir que mejor que Uber se busque otra familia de eléctricos si quieren un acuerdo comercial.

De momento, con 20 modelos i3 ya en las calles de Madrid pero con la idea de que a finales de este año la cuota suba a 100 de este modelo, a diferencia de Uber que tiene un plan a largo plazo, Cabify ya ha puesto en práctica la idea. Y ese incremento de vehículos irá acompañado de una cobertura suficiente de licencias VTC; que según Juan de la Torre, director de marketing de Cabify España, "esperan que aumenten en los próximos meses". Y si no fuese el caso, lo tienen previsto.

De momento la apuesta se centra en Madrid, ciudad española en la que tienen más cuota de mercado, pero es de esperar que el proyecto siga creciendo a las diferentes ciudades en las que están expandiendo su servicio. Además, en la próxima semana Sevilla se unirá a la familia. El problema se encuentra en la infraestructura necesaria para cargar los vehículos. Pero técnicamente este no es un problema de Cabify; la empresa no tiene coches en propiedad, por lo que el mantenimiento tampoco corre de su cuenta.Los 20 coches pertenecen a una empresa que ha afiliado su flamante y ecológica flota a Cabify. El desembolso de los 20 coches, a los que restando el descuento de la Comunidad de Madrid, más las rebajas que estén adheridas al acuerdo con la marca y otros importes adicionales, puede llegar a los 500.000 euros de desembolso inicial. El nombre de la empresa no se ha querido hacer público pero la apuesta, desde luego, es muy fuerte.

Y en general, ¿cómo les va?

Desde 2011, Cabify ha levantado casi 140 millones de dólares. Lo cual les coloca como una de las startups más rentables de España y, además, la más financiada por fondos tanto nacionales y extranjeros. Ante la pregunta de si habrá una nueva ronda próximamente, Juan de la Torre confirma que a corto plazo no está previsto, pero "a medio plazo se apostará por la entrada de algún partner extranjero". De otro, puesto que ya cuenta con Rakuten entre sus inversores.

Latinoamérica sigue siendo su primer mercado. México siempre ha sido su ojito derecho, pero su reciente entrada en Brasil está cambiando las tornas. De hecho, esa nombrada ronda de financiación estará dirigida a seguir creciendo.

Su lucha con los otros jugadores del sector, es decir, taxistas y Uber, sigue su curso. Con los primeros nada nuevo y con los segundos viven su relación de amor-odio. El ruido que generan es bueno para ambos, puesto que les hace ganar presencia de forma gratuita. Pero a la hora de la verdad, la ventaja comparativa de Cabify es que llevan 5 años operando: conocen mejor el mercado y, sobre todo, tienen muchas más licencias. Y eso se traduce en más negocio.