Después de la confirmación de que Google pospone finalmente la llegada de Android Wear 2.0 a 2017, y el reciente interés de los fabricantes por el sistema operativo para smartwatches de Samsung, Tizen, el hueco en el mercado se hace cada vez más grande, y con solo dos actores llevando apuestas serias a las estanterías, era de esperar que un tercero de la discordia quisiese hacerse con parte el mercado.

Ha tenido que ser una empresa con base en India, y con un desarrollo muy modesto, la que lleve al mercado una alternativa seria a Google, Pebble, Apple y compañía, y con un sistema operativo propio, nada más y nada menos. Blink es el nombre de este nuevo dispositivo al que, sobre el papel, no le falta ningún detalle.

Blink está diseñado en caja redonda de 43mm de acero inoxidable con una pantalla AMOLED de 400×400 píxeles y 1,39 pulgadas (un poquito más pequeña que la del Apple Watch de 42mm, protegida con Gorilla Glass 3, e incorpora micrófono y altavoz en la misma caja. Debajo de la esfera se esconde un procesador 1.2GHz dual-core, 1GB RAM y una batería de 300mAh.

No obstante, lo interesante del smartwatch Blink reside, sobre todo, en su sistema operativo: el reloj utiliza un sistema propio derivado de Android llamado Marvin OS, al que la compañía se refiere como el primer sistema operativo ideado específicamente para un reloj inteligente. Eso sí, de momento no hay muchas aplicaciones disponibles, además de las más populares como Uber.

El reloj está disponible para su reserva desde unos 159 dólares al cambio, aunque el precio va cambiando en función del tipo de caja y correa elegida.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.