La lucha contra el enemigo número 1 de los grandes fabricantes de automóviles no ha hecho más que comenzar. Todos contra Tesla o mejor dicho, todos contra la forma de entender al vehículo, su comercialización y el trato al cliente de Tesla, tres cualidades difíciles de copiar pero que van a intentar abordar todos los constructores. Y en esta guerra abierta los rumores es posible que acaben confirmándose y donde veíamos fabricantes aislados acabaremos viendo joint-adventures de lo más peculiares para conseguir lo más preciado de un coche eléctrico: baterías con mucha capacidad y a un precio asequible. En este camino Tesla parece llevar la delantera con su gigafactoría pero tres titanes podrían unir fuerzas para luchar: ¿y si Ford, BMW y Jaguar-Land Rover compartieran esfuerzos?

¿Y si no pudieran plantar cara a Tesla?

Según Autocar, estos tres fabricantes de automóviles estarían manteniendo las primeras discusiones sobre la formación de una alianza para una fábrica de baterías para desafiar a Tesla.

Ahora mismo estos tres constructores adquieren las baterías para sus coches eléctricos a terceros fabricantes, por ejemplo los coches BMW usan baterías de Samsung y Ford hace lo propio con LG. Tesla hace exactamente lo mismo con Panasonic pero se ha dado cuenta que necesita independencia y control sobre el corazón de los coches eléctricos. Lo hace además varios años antes de la llegada en masa del coche eléctrico, una ventaja que si hablásemos de un fabricante más grande sería determinante, pero en Tesla todavía no lo es.

Tesla
El Tesla Model S al desnudo

El coche eléctrico triunfará cuando llegue de forma masiva, un vehículo con autonomía, asequible y que no sea necesario recargar cada día. A partir de aquí, llegarán las infraestructuras, pero no serán tan determinantes como ahora ya que no tendríamos que rogar a los ayuntamientos puntos de carga para volver a casa.

Externalizar o desarrollo propio, he ahí la cuestión.

Aún así existen datos encontrados. Nissan ha dejado caer que abandonará la fabricación de baterías, algo que BYD también podría hacer. ¿Cuál será el movimiento correcto? Que los fabricantes eliminen dependencias pero incrementen muchísimo el coste de inversión o que se externalice y sean las empresas especializadas en la fabricación de baterías las que den en el clavo. Para mi estos dos caminos tienen sentido: el fabricante que externalice la producción de baterías lo que busca es un componente barato, rápido y que le permita tener lo antes posible un coche eléctrico, el fabricante que decide asumir este reto busca la diferenciación o en autonomía o en durabilidad pero sobre todo, busca independencia.

La noticia no ha sido confirmada por ninguno de los tres fabricantes implicados, pero en este sector las alianzas son lo más habitual: Nissan y Renault, BMW con Toyota, Mercedes Benz con Renault, Aston Martin con Volvo, Volvo con Ford... ¿Por qué no una alianza para crear baterías para coches eléctricos? Estos tres fabricantes saben que en este componente reside el futuro de sus gigantes empresas y una compañía tan pequeña como Tesla les está poniendo en evidencia.

👇 Más en Hipertextual