Acaba de arrancar el mes de julio que suele marcar el inicio de las vacaciones para muchas personas. Esto se traduce en una gran cantidad de desplazamientos en coche por las autovías y carreteras lo que incrementa el número de accidentes.

Salimos del trabajo cansados, recogemos las maletas y a nuestros acompañantes y nos lanzamos a la carretera para encontrarnos con los temidos atascos. Para evitarlos muchos conductores realizan sus trayectos de noche: no hay tantos vehículos y si, por ejemplo, viajas con niños, es probable que estén dormidos. Pero para conducir de noche hay que extremar las precauciones, estos son algunos consejos:

  • Si salimos cuando comienza a anochecer o vamos a llegar al amanecer no te olvides de encender las luces de cruce, no tanto para ver sino para ser vistos. Los sistemas de encendido automático de la luz de cruce se encargan de hacer este trabajo por nosotros.

  • No le tengas miedo a usar las luces de carretera. Las luces largas están para ser usadas siempre y cuando no deslumbremos a otro coche en nuestro sentido o en el contrario. La tecnología ayuda en esta situación gracias a los sistemas antideslumbramientos como los que equipan los Ford S-MAX, Ford Galaxy y Ford Edge. El sistema cambia a las luces de cruce cuando detecta que se acerca tráfico o que hay vehículos delante de ti, evitando deslumbrar a los otros conductores. Después, las luces largas vuelven a activarse de forma automática para ofrecerte la máxima visibilidad.

A través de la vista se recibe el 90% de la información necesaria para conducir

  • Adaptar la velocidad para poder frenar dentro del campo de iluminación de los faros. Es aconsejable reducir la velocidad respecto a la que se circularía de día. En España, la velocidad recomendada para conducir con luz de cruce en carretera es de 90 km/h.

  • Mantener la distancia de seguridad dando un margen no inferior a tres segundos al vehículo que nos precede.

  • Reconocer los primeros síntomas del cansancio: si se cierran involuntariamente los ojos, si cuesta mantener el vehículo dentro del carril o si es difícil recordar por dónde hemos circulado en el último kilómetro. Con el cansancio, los reflejos se ven afectados y el efecto es similar a conducir con una tasa de 0,5 g/l de alcohol en sangre. Ante los primeros indicios de fatiga es importante parar y descansar o dormir hasta que nos encontremos con fuerzas para seguir nuestro viaje. Algunos vehículos van equipados con un detector de fatiga, que identifica cuando el conductor está cansado y le indica con un icono en el cuadro de instrumentos que es necesario reposar.

Conducir de noche es una elección muy buena para viajar pero tienes que extremar las precauciones porque la visibilidad es mucho menor y la fatiga ocular se incrementa.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.