La Junta de Castilla y León ha notificado al Ayuntamiento de Tordesillas la prohibición de celebrar el Toro de la Vega en 2016. El Consistorio ya ha anunciado su intención de recurrir esta decisión, según informa El Norte de Castilla.

La resolución del Gobierno autonómico llega después de que las Cortes regionales aprobasen la modificación del Reglamento de Espectáculos Taurinos Populares de la Comunidad de Castilla y León, eliminando la excepción de que el toro, en aquellos espectáculos taurinos considerados como "tradicionales", fuera herido, golpeado, pinchado o tratado de cualquier otra forma cruel dándole muerte en público.

La comunicación de la Consejería de Presidencia de la Junta de Castilla y León ha sido enviada esta misma mañana al Ayuntamiento de Tordesillas. En ese sentido, la Junta considera que no se cumplen los requerimientos para que este evento se celebre el próximo mes de septiembre. Su organización había causado un importante rechazo social fuera del municipio, donde se criticaba duramente el maltrato al que era sometido el Toro de la Vega. Tras el decreto ley convalidado por el Parlamento autonómico, se había prohibido alancear y dar muerte al animal en público.

Como han confirmado fuentes del Ayuntamiento de Tordesillas a El Norte de Castilla, el Consistorio interpondrá un recurso de alzada a la autoridad competente, en este caso, la Dirección General de Protección Civil. En caso de ser rechazado, el municipio tendrá que acatar la prohibición, motivada porque en el escrito de solicitud del Toro de la Vega para 2016 se incluyeron las bases redactadas en 1999, que no cumplen con la normativa actual. La prohibición, por tanto, no es definitiva, dado que el Ayuntamiento podría modificarlas e intentar que el espectáculo se celebre dentro de unos meses, siempre y cuando respete la legislación vigente.