Por mucho tiempo, **la tecnología ha sido culpada de tener consecuencias negativas** sobre personas propensas a padecer de enfermedades mentales como depresión, ansiedad y estrés: se nos ha dicho que la relación entre una persona y su dispositivo puede volverse patológica, ocasionando cuadros similares a los de las adicciones a sustancias dañinas. Sin embargo, el lado contrario de la moneda suele ser ignorado: **las formas en las que la omnipresencia de la tecnología podría ayudarnos a mantener a raya la depresión y la ansiedad.**

Mide tu felicidad

[Track your Happiness](http://go.trackyourhappiness.org) es un proyecto de Matt Killingsworth como parte de su investigación de doctorado en Harvard. Consiste en un sitio web (que puede ser usado conjuntamente con una aplicación para iPhone o por separado) que te envía recordatorios tres veces al día durante un mes, haciéndote contestar una serie de preguntas a través de las cuales podrás **averiguar qué factores se encuentran asociados con tu felicidad**. El informe que te mostrará al final es extremadamente personal, y puede llevarte a descubrir cosas que a priori te parezcan poco intuitivas, como que seas más feliz cuando estás solo que acompañado de otras personas, o como que te haga más feliz hacer cosas que *tienes* que hacer que aquellas que *quieres* hacer. Además de ayudar en la investigación para entender mejor las causas de la felicidad en general, te ayudará personalmente a comprenderte mejor y saber qué cosas te hacen feliz e infeliz a lo largo de tus actividades cotidianas.

Aplicaciones para la depresión y la ansiedad

Existe una serie de aplicaciones para distintas plataformas que pueden ayudarte a desarrollar hábitos positivos, así como a aprender herramientas para manejar momentos difíciles. Por ejemplo, **[What’s Up?](https://play.google.com/store/apps/details?id=com.jacksontempra.apps.whatsup)** es una aplicación que ofrece **ejercicios de relajación, técnicas de respiración**, así como un diario y una herramienta para medir tus hábitos positivos y negativos que podrían estar afectando tu estado de ánimo.

En ocasiones, conversar con otras personas puede ayudar: **7 cups** es una aplicación para **conversaciones anónimas y confidenciales que pueden prestarte apoyo emocional**. La aplicación está en inglés, pero si consigues entender lo suficiente para navegarla, puedes encontrar chats y grupos en español.

Por último, **Pacífica** ofrece **herramientas basadas en la terapia cognitivo-conductual**, que te ayudan a relajarte y manejar la ansiedad. Contiene un medidor del estado de ánimo que te permite ver cómo mejora o empeora a lo largo del tiempo, así como añadir notas para que puedas relacionar las diferentes situaciones o desencadenantes de un estado de ánimo determinado (la compañía de ciertas personas, factores de alimentación, ejercicio, etcétera).

¿Te sientes como la mierda?

**[Feel like shit?](http://philome.la/jace_harr/you-feel-like-shit-an-interactive-self-care-guide/play)** es probablemente mi herramienta favorita de esta lista: una guía interactiva de cuidado personal. Quienes sufren de depresión, ansiedad u otros trastornos sicológicos frecuentemente tienen problemas detectando las señales de su cuerpo que indican que necesitan ciertos cuidados (descanso, comida, ejercicio). Esta guía facilita muchísimo **tomar las medidas necesarias para alcanzar un nivel de flotación en términos de bienestar**, haciéndote preguntas sencillas de contestar e indicándote con claridad algunas acciones simples que puedes llevar a cabo en pocos minutos para sentirte mejor. Lamentablemente sólo está en inglés, pero el lenguaje **es suficientemente simple para que Google Translate pueda ayudarte** si tienes algún problema en entenderla.

Si bien es cierto que la tecnología puede ser usada para aislarte y empeorar tus problemas anímicos, también puede ser una herramienta para ofrecernos apoyo, guía, e incluso la posibilidad de comunicarnos con otras personas que puedan brindarnos ayuda. Lo más importante es recordar que **la depresión no es más que una enfermedad, y como tal puede ser tratada**: tomar las medidas que estén en nuestras manos, y buscar ayuda si la necesitamos.

**Recordatorio:** La ayuda definitiva para la depresión viene de parte de un doctor o un psicólogo. Si sospechas que tienes los síntomas de la depresión, consulta con uno.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.