La realidad virtual ya está aquí. Es cierto que solo unos pocos, y no exentos de problemas con reservas y envíos, ya han recibido los dos principales dispositivos VR del mercado, HTC Vive y Oculus Rift, pero ya son un buen puñado los juegos que merece la pena probar si te has hecho con uno de estos cascos. Además, una de las grandes noticias es que el catálogo inicial, aunque no excesivamente prolijo, si es sorprendentemente variado: disparos, música, rol, infiltración, construcción, cocina o viajes espaciales entre muchas otras alternativas. Destacamos algunas de las mejores experiencias para HTC Vive y Oculus Rift.

Budget Cuts

La inmensa mayoría de jugadores coinciden en que este experimento desarrollado por Neat Corporation. Es lo mejor que se puede probar con la realidad virtual. Un juego de sigilo e infiltración en el que tendremos que ocultarnos, usar portales para movernos entre distintas zonas (sí, exactamente como los puzzles de Portal) y abrir multitud de complejas cerraduras. Si lo que queréis es toparos con retos imaginativos y que os obliguen a pensar, Budget Cuts os salvará.

Para HTC Vive.

Fantastic Contraption

Como siempre con la llegada de un hardware disruptivo, suelen ser las experiencias más alejadas de lo establecido las que mejor transmiten las bondades del aparato en cuestión. El trabajo de Radial Games y Northway Games, centrado en darnos libertad para construir vehículos, y utensilios para resolver ciertos puzzles, es un gran ejemplo. La introducción perfecta a lo que puede deparar, a nivel de mecánicas, la realidad virtual.

Para HTC Vive.

Job Simulator

La moda de los simuladores de tintes cómicos sigue imparable. No soy un gran aficionado de ‘bromas jugables’ como Surgeon Simulator pero sí que, por concepto y por el mayor nivel de inmersión, Job Simulator merece un sitio en la lista. La posibilidad de elegir entre ser un chef, oficinista o mecánico y toquetear todo lo que nos rodea, terminando casi siempre en desastre, es muy atractiva. Humor en estado puro para vuestros cascos de VR.

Para HTC Vive y Oculus Rift.

ADR1FT

También disponible de forma independiente, este Gravity convertido en videojuego promete ser una absoluta gozada. Pocas sensaciones más espectaculares para estrenar nuestro casco de VR se me ocurren que flotar en el espacio mientras oímos su música de piano de fondo.

Para Oculus Rift.

The Lab

Valve se ha empeñado en no enseñar lo más mínimo de sus minijuegos experimentales (habrá mucho de esto en el primer año de la realidad virtual) con tal de no fastidiar la sorpresa. Pese a ello, tanto el público como la crítica coinciden en que esta vuelva al imaginario de Portal es la forma perfecta de conocer las virtudes y posibilidades de un dispositivo como HTC Vive.

Para HTC Vive.

Audioshield

¿Recordáis Audiosurf? Era un juego en el que, control con teclado mediante, manejábamos una nave con el objetivo de recorrer una pista y hacer sonar cualquier canción de nuestra biblioteca. Audioshield funciona de la misma manera, dándonos a nosotros el protagonismo. Con dos escudos, uno en cada mano, tendremos que ir bloqueando y desviando ‘bombas’ que seguirán el ritmo de la canción elegida. La mejor opción musical dentro de la realidad virtual.

Para HTC Vive.

Hover Junkers

Uno de los primeros videojuegos de realidad virtual financiados mediante crowdfunding, Hover Junkers es uno de los primeros (si no el primero) FPS diseñados con la realidad virtual en mente. A bordo de diferentes ‘embarcaciones’ que variarán en tamaño tendremos que defendernos a tiros de nuestros enemigos mientras, con nuestras ganancias, reforzamos las defensas que nos rodean. Frenetismo puro y duro.

Para HTC Vive.

The Gallery: Call of the Starseed

Los videojuegos episódicos no han tardado en aterrizar en la realidad virtual pero parece que, si todos son como este, no habrá demasiado de lo que preocuparse. Inspirado en las películas de fantasía oscura de los ochenta, viviremos una aventura esencialmente narrativa llena de personajes extravagantes y lugares peculiares. La música de Jeremy Soule, compositor de la banda sonora de los últimos The Elder Scrolls, ayudará todavía más a meterse en el papel.

Para HTC Vive.

Chronos

Creado por antiguos desarrolladores de la saga Darksiders, entre otros, estamos ante uno de los primeros juegos de aventura con toques rol y cierta entidad. Además de mezclar mecánicas de franquicias míticas como Dark Souls o Resident Evil se permite el ser realmente bonito en lo visual e innovar en temas como su sistema de subida de nivel, haciendo que nuestro personaje vaya envejeciendo y cambiando su estilo de juego.

Para Oculus Rift.

Keep Talking and Nobody Explodes

El que es uno de los mejores juegos cooperativos que he probado nunca, incluso llega a mejorar gracias a la inmersión adicional propiciada por la realidad virtual. El usuario que enfrenta la bomba y se coloca el casco estará más dentro de la acción y, sobre todo, eliminará cualquiera posibilidad de ‘trampear’ la situación y echar un ojo al compañero.

Para Oculus Rift.

Elite: Dangerous

Tal y como el mismo estudio lo promociona, posiblemente el videojuego más ambicioso, en lo que a valores de producción respecta, de los lanzados para la realidad virtual. Tal y como era de esperar, los viajes espaciales tendrían una gran presencia en el catálogo de Vive y Rift y, en este caso, Elite: Dangerous y su reciente expansión nos permiten navegar la galaxia y disparar a todo lo que nos encontremos. Sin duda, uno de los más espectaculares juegos ya disponibles.

Para HTC Vive y Oculus Rift.

De momento, tenemos HTC Vive y Oculus Rift como alternativas dentro del mercado de la realidad virtual. En octubre llegará a todo el mundo PlayStation VR y con el casco aterrizarán numerosos juegos y experiencias destacables a los que, seguro, merecerá la pena echar un ojo: el alocado Thumper, el clásico Rez, la conducción de Driveclub VR, los disparos de The London Heist o la adrenalina de Until Dawn: Rush of Blood.